Las niñas sí pueden jugar fútbol con los niños, un derecho que ratifica la Corte Constitucional

Las niñas sí pueden jugar fútbol con los niños, un derecho que ratifica la Corte Constitucional

Las niñas sí pueden jugar fútbol con los niños, un derecho que ratifica la Corte Constitucional

Los derechos de los niños, niñas y adolescentes se validan cuando estos hacen parte de diversos espacios donde son incluidos, la exclusión atenta contra su desarrollo. 

El pleito en el que se metió la División Aficionada de Fútbol, Difútbol junto a sus coordinadores logísticos en la Liga Ponyfútbol 2018, por no dejar jugar fútbol a una niña bogotana entre un equipo de niños,  benefició al país. Esto después que la Corte Constitucional le diera la razón al padre de la menor de edad, quien llevó el asunto a la justicia.

«Los organizadores revelaron una postura sexista y discriminatoria que reproduce estereotipos culturales que presuponen la segregación fundada en el sexo y es contraria a la dignidad y la igualdad», Corte Constitucional.

El asunto jurídico debe traducirse a la realidad. De esas palabras técnicas y conceptos legales en la jurisprudencia, se debe entender que la discriminación es la barrera a cualquier acción que intente revalidar los derechos de los niños, niñas y adolescentes; en un sector vulnerable como el deporte y en una población más vulnerable aún, como los son los niños y las niñas.

Pensar en organizar campeonatos para hombres sin permitir la posibilidad de incluir a las mujeres, ya es una práctica que históricamente las ha lesionado. Como lo dice la misma Corte Constitucional, segregándolo de prácticas que se creen son sólo para los hombres.

La respuesta del organismo constitucional, además entrega herramientas a los familiares de los niños deportistas para defender a toda costa sus derechos, cuando estos son desconocidos en el entorno deportivo.

Y ahí es donde desde un componente pedagógico estructurado, los organismos deportivos pueden velar por salvaguardar el libre desarrollo de la personalidad, los derechos y la valía de la práctica de la actividad física y el deporte en esta población.

El personal del sector deporte está llamado a capacitarse, pero antes que esto, los entes gubernamentales a ofrecer espacios donde esto suceda.

El naciente Ministerio del Deporte así como ha estrechado lazos con el Ministerio de la Educación a lo largo de la historia, deberá hacerlo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Para promover herramientas de capacitación a los entrenadores, dirigentes deportivos, psicólogos, fisioterapeutas, manager y toda persona cuya relación con los deportistas jóvenes sea cercana; esto para iniciar un camino de comprensión sobre cuáles son los derechos que tiene esta población. Evitando así vulnerar mediante acciones excluyentes, como el de la Liga Ponyfútbol.

Le puede interesar: Lo efímera que resulta la competencia en el fútbol femenino colombiano

Finalmente, María Paz podrá jugar en la Liga Ponyfútbol 2019. Sin embargo, su caso ya sentó un precedente y es que las reglas, normas y estatutos de los organismos en campeonatos de orden privado, no pueden pasar por encima de los derechos de los niños, niñas y adolescentes; que en un país como Colombia, encuentran en el deporte una alternativa de desarrollo en sus vidas.

 «Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.