La preparación mental del deportista es tan importante como todas las demás

Foto / Pablo Bohórquez

Es necesario retomar la idea de la preparación integral para fortalecer las comprensiones con relación a lo que significa la alta competencia.

El deportista de alto rendimiento, es solo el reflejo de una serie de procesos que poco a poco lo van llevando por el camino de la alta competencia. Pero ese camino suele ser lento, estrecho y hasta hostil cuando las condiciones físicas son exigentes, pero también cuando otros determinantes internos o externos influyen en su proceso, de forma directa o indirecta.

Si bien, la alimentación juega un papel tan fundamental como el momento del calentamiento o el estiramiento, también la mentalidad y el estado anímico son indispensables antes, durante y después de la competencia.

Aunque existen diversas alternativas para fortalecer el componente mental, casi siempre las más conocidas se inclinan por el Coaching Ontológico o la Programación Neurolingüística; incluso algunas estrategias motivacionales enmarcadas en incentivos (premios o reconocimientos) resultan como propuestas que buscan derivar en mejores resultados, motivando desde la emocionalidad.

Sin embargo es necesario explorar más alternativas; actualmente la Educación Experiencial también permite vivir situaciones y procesos que parten desde la acción y la reflexión, donde competir para ganar no se ubican como centro, si no  más bien planear para actuar de manera estratégica, desde el liderazgo, la comunicación asertiva y hasta la puesta en común de metas y objetivos, que permiten negociar con sigo mismo, o con los demás, nuevas formas de actuar y enfrentarse al reto de competir.

Los niveles de concentración, actitud y positivismo, tienen fuerte relación con los niveles de tranquilidad, goce y placer de la vida cotidiana. Buscar estos niveles o estados, contribuyen a que mentalmente, el deportista pueda proyectarse en el logro de los objetivos. Por esta razón, invitar al atleta a que se sienta alegre consigo mismo, con los demás, y sobre todo a que viva la tranquilidad (vista como confianza y plena comprensión de su preparación), le permitirá incluso disfrutar de la competencia.

La competencia no debe ser vista como un momento de tensión, angustia o temor; por el contrario, si antes, durante y después de la misma existe la posibilidad de sentirse alegre y feliz, es muy probable que los buenos resultados se vean en el podio.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *