José Sanabria, otro futbolista que prueba su suerte fuera del Quindío

Foto/Suministrada

El 26 de marzo de 1997 nació en la capital de los quindianos José Luis Sanabria Valencia, hijo de Luis Alonso y Beatriz Elena; se formó como un joven humilde en el barrio Bolívar y desde muy niño, a eso de los 4 años, inició su amor por la pelota.

Por. John Alex Bernal

“El fútbol se lo heredé a mi padre, siempre pudo jugar fútbol, jugó en selecciones Quindío, en el deportes Quindío pero no pudo seguir jugando por diversos temas”

Ingresó a la escuela de Comfenalco – Quindío, allí el profesor Yolbi Hernández fué el encargado de fundar en él, las primeras bases como futbolista y comopersona, “Le debo mucho, me enseñó demasiado” comentó para Semilleros Deportivos.

Hacia a los 15 años pasó a formar parte del club Talentos – Armenia (debido a que su anterior escuela concluyó con el proceso de formación), donde estuvo tan solo un año, intentó probar en la escuadra cafetera:

“En el Quindío estuve varias veces, entrenando y todo, pero era algo que no estaba para mí debutar y jugar en el equipo de mi ciudad, tenía que salir para madurar como jugador, como persona”

Foto/Suministrada

De allí, el destino y las oportunidades le pondrían a la capital de Colombia en su horizonte; estando en Bogotá pudo culminar sus estudios de secundaria en el colegio Los Andes, recaló en un club aficionado llamado Cenfar, gracias a ello tuvo la posibilidad de hacer parte de la selección Bogotá, fué tan bueno lo realizado allí que el equipo profesional de La Equidad – Seguros puso sus ojos en él. Ya en el cuadro asegurador perduró durante dos años, donde el profesor Santiago “El Sachi” Escobar vió en él muy buenas condiciones, sin embargo ante la búsqueda de mejores opciones llegó al Junior de Barranquilla, allí militó durante un año, formando parte de las categorías Sub 17 y Sub 20 del cuadro tiburón, además del equipo profesional bajo la batuta del profesor Alberto Gamero.

Debido a que su debut en el fútbol profesional colombiano parecía cada vez más lejano, un amigo “le susurró” al oído para viajar a territorio boliviano, situación que Sanabria aprovechó, viajó en el año 2018, allí su nueva casa sería el club Empresa Minera Huanuni, perteneciente a la municipalidad de Oruro, y en este equipo actuó durante un año, posterior a ello llegó una oferta por parte del club Surcar, también de Oruro, donde su presencia se hizo efectiva por un año.

Foto/Suministrada

Gracias a la conexión realizada por una persona en Armenia a quien se le conoce como “Cejas”, se pudo contactar con un empresario que lo “seduce” para ir a jugar al fútbol de El Salvador más precisamente al club deportivo Cacahuatique, que oficia en ciudad Barrios, San Miguel.

“Tuve la oportunidad de estar un año también, hice un buen torneo, pero me tocó regresar a Colombia por lo de la pandemia”.

Gracias a su amigo, Claudio Paul, se generó el contacto con otros empresarios, los cuales le ayudaron para llegar al Atlético de Cali a realizar unas pruebas:

“Gracias a Dios se me dieron las cosas para estar acá en el equipo”

El sueño que tenía como todo futbolista de poder debutar profesionalmente en el fútbol de su país, se cumplió el pasado domingo cuando tuvo la gran chance de actuar con el equipo…

“Fué un día muy importante para mí, para mi familia, para todas las personas que me apoyan, seres queridos, amigos y todos los que creyeron mucho en mí, se me dió esto tan lindo de debutar, más para uno como delantero, haciéndolo con gol a bordo, gracias a Dios se me da eso, algo muy lindo”

El resultado para su debut no fue como se hubiese esperado, si bien José Luis puso arriba en el marcador al Atlético sobre el minuto 12 de la primera parte, el partido finalmente terminó 1-1 frente a su rival de patio, el equipo de Boca Juniors.

De todas maneras la revancha para él y su equipo esta a la vuelta de la esquina, el próximo fin de semana se medirán al Real Cartagena, nuevamente en Cali, donde esperan que la victoria esta vez sea para el “Aleti”

“tengo que agradecerle a muchísimas personas que han creído en mí, a mis padres más que todo, a mi hermana Erika Andrea Sanabria Valencia que es mi motor para salir adelante, espero hacer un excelente semestre con la bendición de Dios, para seguir creciendo como persona, como ser humano y como futbolista”

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *