Interligas Infantil de Fútbol, la oportunidad para formar y corregir

...este escenario es ideal para que los mismos directivos de ligas, entrenadores y árbitros de las diferentes contiendas sean ejemplo a seguir...

Foto / Pablo Bohórquez. Celebración del segundo gol de Antioquia frente a Risaralda en la tercera fecha.

Se acerca el Torneo Nacional Infantil de Fútbol, donde los zonales clasificatorios se convierten en ese primer escenario de competencia oficial para niños de trece años, o categoría 2005, muchos de ellos sin suficiente experiencia y otros que apenas incursionan en lo que significa una representación regional.

Por ello, este escenario es ideal para que los mismos directivos de ligas, entrenadores y árbitros de las diferentes contiendas sean ejemplo a seguir, con sus actuaciones, con sus formas de pensar y expresar, y hasta en las formas de relacionamiento.

Sin embargo, es necesario recordar que también son muchos los comentarios, quejas y hasta denuncias que los mismos padres de familia y las ligas de fútbol hacen con relación a las diferentes formas de corrupción que se han podido presentar en versiones anteriores.

Empezando por niños que superan la talla y el biotipo para una competencia entre niños de trece años. Lo que popularmente se ha conocido como “chancucos”, no debería suceder, ni en esta ni en ninguna otra categoría. Aceptar esta situación, no solo pone en cuestionamientos a las respectivas ligas de fútbol, si no además a quienes “detrás de cámaras”, alteran los documentos de nacimiento muchas veces con la complicidad de los padres de familia.

Foto: Pablo Bohórquez

También el llamado, es al juzgamiento justo, razonable y equilibrado. Se trata que niños jugando al fútbol sean reconocidos en su condición y no comparados con adultos pequeños. Los árbitros de cada contienda deben entender, que muchas de las mentes y cuerpos infantiles que están intentando superar sus rivales en esta categoría, realmente lo hacen con lo poco o mucho que han desarrollado en sus procesos formativos. Enseñarles a ser justos, invita a formar ciudadanos realmente justos, por ello no deben existir las conveniencias ni los arbitrajes inclinados a favor o en contra de… el mejor ejemplo que pueden recibir nuestros niños es el mismo que viene de la justicia, la imparcialidad, la objetividad, y el respeto.

Más que ganar partidos, clasificar a la siguiente fase, ser el goleador o mejor jugador de cada escuadra, el Torneo Nacional Infantil de Fútbol, debe entenderse como ese primer escenario de aprendizaje, de formación y comprensión sobre lo que significa representar una región y un departamento, donde es más importante trabajar en equipo, respetar al rival, amar la disciplina, cultivar el cuidado por la integridad y la integralidad humana.

Es decir, se trata de un evento que en principio debe formar con potencialidad los jugadores que queremos para la vida, para la ciudadanía y para la justicia; donde cualquier forma de corrupción, esa trillada palabra que también se ha convertido en concepto estudiado y analizado por expertos, debe desaparecer en cada hecho cotidiano de nuestras vidas, si aspiramos como sociedad a construir un mundo mejor para nuestros hijos.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.