Es necesario potenciar el liderazgo de los deportistas en Colombia

Foto / Carlos Marín

Después de lograr la consagración de los deportistas en el país, el siguiente paso es conseguir que puedan sostener un nivel de referencia y liderazgo que beneficie a la población. 

El Ministerio del Deporte realizará hasta el 2022 un ejercicio de reconocimiento al talento colombiano. Lo hará a través del programa ‘Colombia, Tierra de Atletas’, priorizando cada año una región específica. El trabajo suena prometedor en la medida que apunta a fortalecer el camino para que los niños, niñas y adolescentes se sientan acompañados en el deporte.

Ese trabajo se espera que deje como resultados una percepción de mayor acompañamiento por parte del Gobierno colombiano; pero además motivará a que los ciudadanos a edades tempranas se entiendan como sujetos que a través del deporte pueden transformar vidas.

Cuando una niña realiza actividad física, cuando un niño practica algún deporte, influye poderosamente en el núcleo familiar. Se convierte en un modelo a seguir para sus hermanos y es un foco para los padres de familia. Desde ahí, los niños, niñas y adolescentes son susceptibles de transformarse en verdaderos líderes.

Sara López fue galardonada como la deportista del año por la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos, Acord, en su capítulo Risaralda. Sara además de ser cinco veces campeona del mundo, puede ser ese referente para liderar múltiples campañas en cualquier sector de la sociedad.

Un sistema que motive al liderazgo

Se ha visto el deporte como instrumento de cohesión social, como motor de desarrollo humano, como estrategia educativa, y como impulsor de hábitos de vida saludable; pero todavía no se ha potenciado la mirada que invita a los deportistas a desprenderse de esa ilusión de ganar medallas.

La obtención de medallas, el alcancé de objetivos deportivos es uno de los caminos, pero no el único. El deportista también puede asumir el rol de líder social en las comunidades, en las instituciones educativas, en la organizaciones públicas y privadas.

El camino que está llamado a recorrer el ciudadano para llegar al Alto Rendimiento, descarga en él unas actitudes únicas, que tal vez en otros ejercicios a nivel social no recoja. La práctica de valores, la incorporación de hábitos, el manejo de la comunicación, el dominio de las situaciones adversas, entre otros.

El sistema, desde los clubes, ligas, asociaciones, federaciones, entes territoriales, medios de comunicación, deben promover más estas características, y así no solo obtener como resultado medallistas olímpicos, medallistas mundiales, sino ciudadanos que tengan la habilidad de persuadir a otros hacia comportamientos que beneficien a todas las esferas de la sociedad.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *