Entre charlas y pedales, Carlos Oquendo acompañó a los más chicos del BMX en Risaralda

Foto / Pablo Bohórquez

Las instalaciones del Parque del Café de Pereira, esta vez le sirvió a los más chicos para recibir una charla y consejos en la pista, por parte del medallista olímpico, Carlos Oquendo, quien llegó nuevamente a la ciudad, para charlar un poco y conocer los procesos del BMX en Risaralda.

Como ocurrió en el ya lejano Febrero de 2017, el piloto Carlos Mario Oquendo volvió a la Querendona, Trasnochadora y Morena, para brindar una charla no solo pedagógica, sino también de conceptos en la pista del Parque del Café. Organizado por Matecañitas BMX, el antioqueño que además viaja por el país dando sus charlas, llegó y en una interacción con los deportistas y algunos padres de familia, que también se acercaron a escucharlo, les dio consejos sobre la preparación, que incluye no solo sus horas de entrenamientos, sino también la parte emocional y psicológica.

Sin dudarlo, el bicicrocista dejó claro que uno de los principales motores para tener éxito, no solo en esta disciplina, sino en cualquiera, es el tema de la mente, ya que cómo él mismo lo dijo “hay que tener claros los verdaderos objetivos, para que la mente se adapte más fácil y todo se pueda conseguir de una mejor manera”, puntualizó en medio de su espontánea conversación, por eso en su presentación recalcó que uno de los mayores impedimentos en un deportista, es el poco trabajo que se hace a la parte mental, ya que ésta no se usa de la forma correcta y por eso a cortas edades, los niños, niñas y jóvenes, solo van a correr, por diversión.

Foto / Pablo Bohórquez

“La mente es muy importante no solamente en el BMX, sino en cualquier cosa, porque al final es la que nos da la guía, así nosotros entremos mucho, nos pasemos horas y horas preparándonos para las competencias, la que a la hora de la verdad se para en el partidor, es la mente y esa es la que saca nuestro mejor rendimiento, entonces cuando la mente no está en su mejor momento, los resultados se verán reflejados así usted se haya esforzado demasiado”, precisó el deportista en charla con Semilleros Deportivos.

Foto / Pablo Bohórquez

El medallista olímpico, además recalcó que para tener éxito en cualquier carrera, hay que tener en cuenta tres claves fundamentales: La disciplina, la actitud (positiva) y la perseverancia, ya que si se complementan de buena manera, puede desembocar en cosas tan importantes como la ocurrida aquel 10 de agosto de 2012, cuando el paisa consiguió su título más importante, cuando se colgó la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, un hecho que no se vive todos los días, pero que para Oquendo, le llevó una preparación de seis horas diarias de entrenamientos, durante los cuatro años previos (2009 – 2012), es decir, un cálculo aproximado de 1584 horas por año, para conseguir su meta de marcar uno de los mejores tres tiempos de la carrera y subirse al podio.

Desde hace un tiempo, el deportista de alto rendimiento e integrante de las Selecciones Colombia, viaja por el país o incluso a otros países, con la intención de compartir sus anécdotas, acompañar los procesos en las bases, pero sobre todo el brindar consejos de toda su experiencia, para aquellos que hoy ven el BMX su futuro deportivo y por qué no, de la vida.

Foto / Pablo Bohórquez

Por eso el hoy atleta de 30 años, agradece a todos por la acogida que su proyecto ha tenido y espera que de alguna manera los que lo escuchan los puedan aplicar más adelante “yo pienso que más que me deja a mí este tipo de cosas, es lo que le podemos aportar a ellos teniendo toda esa experiencia en el deporte y lo mejor que podemos hacer con esto, es ir dejando un legado deportivo, que conozcan por lo que yo he vivido para estar donde estoy, que aprendan un poco y se les haga un poco más fácil el poder obtener un resultado deseado y en menor tiempo”, precisó.

Aunque para muchos el sueño es conseguir la medalla en cualquier competencia, para deportistas como Oquendo, no es lo más importante, ya que para conseguirla se tuvo que pasar por muchas cosas, que como el mismo atleta lo describe “la medalla representa el proceso que se tuvo que hacer para llegar a conseguirla y eso es más importante que el propio metal”, indicó.

Foto / Pablo Bohórquez

Finalmente, el ahora nuevo padre de mellizos, resaltó que “hay que hacer lo que más nos gusta, dando siempre el máximo esfuerzo, donde lo más importante es el proceso por el que se pasa, que incluye lo deportivo, la recuperación (antes, durante y después de las competencias), las metas que se trazan y sin duda alguna la nutrición que es fundamental también y así se puede programar de una mejor manera la mente para ser campeón”, concluyó.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.