Entre argumentos: periodistas deportivos y funcionarios públicos

Si algo ha traído de positivo el desarrollo de las nuevas tecnologías y las posibilidades de la conectividad virtual, es la democratización de la información.

En ese sentido, dos importantes espacios de diálogo virtual fueron posibles en las últimas semanas para que periodistas deportivos tanto de Pereira como del Quindío, dejaran sentada de forma pública, su postura frente a las decisiones que toman las administraciones oficiales de cara al sector deporte.

Nadie mejor para opinar y analizar en este sector que los mismos periodistas deportivos. Al fin y al cabo, son quienes viven en la cotidianidad la realidad de los deportistas conjuntamente con otros actores, sus familias, entrenadores y los mismos dirigentes.

Si antes hubo duda sobre las posturas al respecto de las decisiones, ahora el panorama es mucho más claro. El periodismo deportivo (por lo menos representado en quienes participaron activamente de estos dos espacios virtuales y de quienes resumimos sus intervenciones) tiene suficientes argumentos para defender los intereses de la ciudadanía, mientras los dirigentes se quedan cortos a la hora de presentar sus análisis ante las decisiones que toman.

El primer escenario, ocurrió el pasado 12 de junio, con ocasión de analizar las decisión expresada por el Alcalde de Pereira, Carlos Alberto Maya desde el Gobierno de la Ciudad, en su intención de liquidar la Corporación Deportiva de Pereira – CORDEP –. Encuentro que reunió periodistas de ocho medios de comunicación.

Puedes verla continuación…

El segundo escenario, se dio el pasado viernes 26 de junio con periodistas deportivos del Quindío, donde se analizaron las condiciones para construir una bolera y dos escenarios más (complejo acuático y coliseo multideportivo) con miras a los Juegos Nacionales del 2023, y donde especialmente el Eje Cafetero es anfitrión.

Puedes verla continuación…

 

Lea sobre: Escenarios deportivos del Quindío, un compromiso con los deportistas

Sobre la liquidación de CORDEP en Pereira, la conclusión de los periodistas se inclina en que es mejor fortalecerla antes que desaparecerla y los argumentos fueron claros, empezando porque ésta organización, a pesar de ser privada, administra escenarios y bienes para el servicio público, como es el caso de varios escenarios deportivos de Pereira.

Entre otros argumentos presentados por los periodistas se encuentran también:
  • El municipio de Pereira tiene un 76.39% de participación actual, y según los estatutos de la misma, en caso de liquidación los activos y pasivos tendrían que pasar a otra organización con «similar naturaleza», es decir otra corporación, asociación o fundación.
  • Existe un vacío jurídico en los estatutos de CORDEP al no aclarar en su artículo 22, la forma y método para tomar la decisión de liquidarla, proceso que tendría que darse incluso en Asamblea General de Corporados con al menos el 75% de los votos, según el mismo estatuto.
  • Sería necesaria una reforma a los estatutos de la CORDEP, de manera que la Alcaldía pueda recibir los bienes, antes de proceder a liquidarla; aunque la norma genérica indica que los activos no podrían pasar a un corporado y en este caso, la Alcaldía es uno de los corporados.
  • Según su actual directora ejecutiva, Sandra Milena Grajales, la CORDEP hasta la fecha, ha mostrado autosostenibilidad en el mantenimiento de los escenarios y en los pagos de nómina. Aunque también admite los impactos que ha generado la pandemia y que ha obligado a reprogramar y acordar pagos de proveedores y servicios.
  • Con miras a los Juegos Nacionales 2023 donde el Eje Cafetero es anfitrión para su organización y desarrollo, se asume la Corporación como una entidad importante a la hora de garantizar mejores condiciones logísticas y administrativas, especialmente en la disposición de los escenarios deportivos que administra, y allí, por tratarse de una entidad de economía mixta serían más fácil los procesos de contratación, en tal sentido podría ser un muy buen operador como sucede con entidades similares en otras ciudades del país.
  • La mayoría de escenarios deportivos que se encuentran en el mejor estado en la ciudad de Pereira, corresponde precisamente a los administrados por la CORDEP. Incluso en una evaluación que hizo la FIFA a nivel nacional, determinó que el estadio Hernán Ramírez Villegas obtuvo la mejor calificación frente a los otros estadios del país.
Quindío y la posible construcción de una bolera

Por su parte, en el segundo caso que es el Departamento del Quindío; los periodistas justifican que la oportunidad única de contar con recursos públicos para construir una bolera también pública, no se puede perder, y que excusarse en la bolera que espera construir Comfenalco Quindío, sería dejar nuevamente un interés público (como es jugar, formase y competir  en la práctica del bolo) bajo la administración de un privado, que en este caso sería la Caja de Compensación Familiar del Quindío.

Entre otros argumentos también se expuso:

  • Hubo un acuerdo por parte de los tres departamentos y el Ministerio del Deporte de establecer un presupuesto de 110.000 millones de pesos para cumplir con las justas deportivas del 2023, pero este presupuesto (según los funcionarios públicos) no se ajusta a la realidad, por lo cual es necesario que los actuales líderes públicos, desde el Gobernador Roberto Jairo Jaramillo y el mismo Gerente de INDEPORTES Quindío, Fernando Paneso, gestionen los recursos adicionales y necesarios para garantizar la construcción de una bolera pública.
  • El plan de construcción de una bolera pública, debe contemplar 20 pistas (y no 12, como se prevé con el proyecto de Comfenalco); y para ello el gobierno nacional aportará el 45% del recurso,  por lo cual la crisis de la pandemia por COVID-19 no puede ser excusa, y ante el respaldo nacional, se debe materializar una bolera pública y no privada. Por ello, se solicita más gestión a los dirigentes.
  • La Campeona Mundial de Bolos, Clara Juliana Guerrero, oriunda del Quindío, afirma que el Bolo es el deporte que más triunfos le ha dado al Quindío a nivel nacional e internacional en los últimos años, pero aún así no se cuenta con una bolera pública. Ésta es la oportunidad de tener un escenario con la altura para albergar eventos internacionales.
  • La bolera como escenario deportivo puede funcionar como modelo de negocio, dado que tiene una rentabilidad cercana a los 200 millones de pesos anuales y su operatividad estaría alrededor de los 110 millones; obviamente entraría en un proceso de funcionamiento y posicionamiento en el tiempo, lo que implica cambiar una actitud pesimista hacia una más optimista de gestión y correcta administración.
  • La construcción de la bolera debe entenderse como un derecho ganado en el departamento del Quindío y este es un momento histórico para hacerlo, por lo cual declinar en ese propósito sería perder esa gran oportunidad.
  • Comfenalco es una entidad privada, que también se convertiría en excusa para el gobierno departamental no realizar las gestiones requeridas de cara a construir una bolera pública. Según las apreciaciones, el valor del proyecto que presentó Comfenalco presupuesta 2.800 millones de pesos para una bolera de 12 pistas; entonces ¿por qué una bolera pública valdría 15 mil millones?.

Por supuesto, son muchos más los argumentos que defienden las decisiones pensadas para que sea la ciudadanía y en especial los deportistas los más beneficiados, mientras que los argumentos tanto del Alcalde de Pereira – Gobierno de la Ciudad, como de los dirigentes del Quindío en ambos casos, parten de la inviabilidad financiera.

Según apreciaciones del Gobierno de la Ciudad en Pereira y en cabeza de su Sr, alcalde Carlos Alberto Maya, la CORDEP hace parte de los activos no productivos para la ciudad, pese a existir por más de 50 años en el propósito para el que fue creada; la decisión estaría además en el  marco de una política de austeridad determinada por la pandemia frente a la COVID-19. Y en el Quindío, el argumento que se extiende desde el Gerente de INDEPORTES y la misma Gobernación, es que los recursos proyectados para la construcción de los escenarios deportivos como la bolera, no son suficientes, aunque ya se han gestionado recursos por el Sistema General de Regalías – SGR -.

Panorama que entreteje de por sí las distancias de los análisis, desde aquellos que fundamentan y priorizan la rentabilidad y los recursos económicos (donde indudablemente se ubican las administraciones locales) y los argumentos que más allá de los procesos administrativos y económicos, fijan su mirada en los beneficios que estas organizaciones y escenarios deportivos dejan para las personas, para los ciudadanos y para los deportistas.

Por supuesto, nuestra mirada está centrada en los impactos sociales y culturales, donde se requiere un esfuerzo de las administraciones locales por llevarle mejores condiciones a las ciudadanía, aunque parece ser, que la lógica bajo la cual operan las decisiones de los entes públicos está dadas en términos de la rentabilidad o viabilidad financiera. Es decir, que para los gobernantes, no es viable tomar decisiones para la gente, lo viable es tomar decisiones para la economía.

Así, el modelo social que vivimos, se ratifica como inviable financieramente, porque los recursos que tenemos no son suficientes, y al parecer nunca serán suficientes para responder a nuestras necesidades, o por lo menos así lo dan a entender el Alcalde de Pereira, Carlos Alberto Maya; el gerente del INDEPORTES Quindío, Fernando Paneso y el Asesor Técnico en Infraestructura  de la Gobernación del Quindío, Alberto Franco Soto.

Al final, los argumentos en ambos escenarios quedaron expuestos, y es claro que el periodismo deportivo reflejado en los periodistas y medios que asistieron en ambos encuentros virtuales, dejaron clara su posición de defensa por lo público.

Ésta vez, se puede revalidar aquel dicho de cajón que advierte “…y nadie dice nada…”, porque por lo menos un nutrido grupo de periodistas deportivos se manifestaron en ambos casos y dejaron clara sus posturas, las mismas que evidentemente van por un lado, mientras las decisiones de los dirigentes públicos van por el otro.

¿Al final quien tendrá la razón?, las decisiones no son buenas ni malas, solo hasta que se toman y se ven sus resultados.

Veremos entonces cuales  serán las buenas, y cuáles serán las malas decisiones; porque, aunque el periodismo deportivo expresa lo contrario, muchas de ellas ya están tomadas.

Desde Pereira, su máximo dirigente buscará realizar estudios técnicos y jurídicos que le permitan tener más y mejores argumentos para liquidar la Corporación, mientras en el Quindío dependen de las decisiones que se puedan tomar en un Comité Organizador que desde el orden nacional determine el camino real que cursará la construcción de una bolera (pública o privada).

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *