Eliana Zapata, una mujer con temple para dirigir a los hombres

Foto / Carlos Marín

En el mes de la mujer, en época donde el fútbol femenino está en la agenda pública, es necesario resaltar esos perfiles que promueven el deporte para ellas y no justamente desde el campo de juego. Es el caso de una directora técnica que sigue ganando terreno  en el Fútbol de Salón del Valle del Cauca. 

Eliana Zapata Moreno representa al deporte femenino, pero no precisamente por entrenar mujeres; su especialidad se marca en el entrenamiento para hombres. Sí, para hombres, en un país que no parece estar muy habituado a recibir orientaciones de mujeres, menos en el entorno del fútbol.

La Licenciada en Educación Física, Recreación y Deporte llegó al Valle del Cauca hace 16 años y desde entonces ha puesto a su disposición todo el conocimiento que tiene en la materia. Es entrenadora de la Institución Educativa Santa Ana de los Caballeros y mantiene una sintonía especial con el Fútbol de Salón, deporte donde pone a prueba la capacidad que tiene para liderar procesos.

Recientemente Santa Ana de los Caballeros clasificó a la fase regional del 5v5 de Gatorade, logro para ellas y los deportistas varones a los que dirige. Fue la única mujer dirigiendo un equipo de hombres en las semifinales de la rama masculina. Con temple, decisión, seguridad y conocimiento, llevó a su equipo hasta esa fase.

Foto / Carlos Marín

No se trata de ser duros, de castigar con la palabra; se trata según sus palabras, de “tener confianza en uno mismo, es más de carácter, de creer que se puede hacer, tengo un carácter muy fuerte para que ellos crean en mí, creer en las capacidades y es importante”, compartió la entrenadora.

Desde su ejercicio como entrenadora de educación física, pero además como directora técnica ha logrado comprender el trabajo tan importante que está haciendo, ya que no solo instruye para la educación, sino para la vida.

Nació en Manizales hace 37 años, pero lleva al Valle del Cauca en su corazón, especialmente a Anserma Nuevo, un municipio donde ha encontrado el camino ideal para servir desde sus conocimientos. “Llegué hace 16 años a Anserma Nuevo y en estos años hemos tenido  la oportunidad de conocer los muchachos, sacar los talentos, esos nos dio pie a generar el club y ya ahora manejo todas la selecciones” agregó.

Voto de confianza que por su entrega y credibilidad le han permitido a este municipio al Norte del Valle, sobresalir en eventos regionales, lograr campeonatos departamentales y poder levantar el nombre deportivo de la institución Santa Ana de los Caballeros, donde actualmente labora, ya cerca de los 13 años.

“La conozca hace cerca de tres años, ella ha estado participando en departamentales de Fútbol de Salón del Quindío, pese a que vive en el Norte del Valle. Me parece espectacular el trabajo que viene haciendo, un excelente proceso porque no solo ha estado en Gatorade, la he visto en fases regionales de Juegos Supérate, viene con un excelente proceso, se ve que trabaja en base a conocimientos claros. Ella fue selecciones Valle,  creo estuvo con el profesor Mario González en Juegos Nacionales, está aplicando los conocimientos que tiene como jugadora”, expresó Sebastián Vega, entrenador y referente del Fútbol de Salón en la región cafetera.

Con Eliana Zapata los equipos masculinos y femeninos de este lugar han saboreado campeonatos, subcampeonatos, medallas de plata, bronce y otros reconocimientos que dan cuenta de la labor ejemplar que es siempre respaldada por el talento deportivo, según la misma entrenadora. Como ex cancerbera de la Selección Valle y Manizales, sabe de primera mano lo que significa competir, es por eso que se le facilita comunicar sus conceptos, transmitir desde lo vivido, que es tal vez la mejor metodología.

Aunque perdió contra la Selección Quindío en la semifinal del Gatorade 5v5 el 17 de marzo, es consciente que esto del fútbol siempre deja enseñanzas, y a ella no le molesta aprender; por el contrario busca cualificarse cada vez más. Ha partido en cursos internacionales de Fútbol de Salón en 2009, 2012 y 2016.

En el colegio y en las canchas su trabajo inspira disciplina, del otro lado, en su casa, es más de acompañamiento, porque si Eliana debe dar las gracias por todo lo que ha conseguido hasta ahora es a su familia. “Obviamente a mis padres, a la familia que me apoyó, que ha estado en el tiempo, no es fácil tener una hija que decide hacer algo que es de hombres; agradecer a muchas personas, a profesores en la universidad, a otros tantos durante este proceso, a mi pareja, que siempre ha estado conmigo”, dijo Eliana.

Cuando se habla de sueños para ellas ya están cumplidos, uno de ellos fue poder tener un club, poder dirigir como directora técnica, “De cierta manera ya he cumplido mis sueños, soñaba con tener algún día un equipo que jugara bien al fútbol, que supiera tratar el balón, que respeta la coherencia del fútbol, logrando destacarnos en campeonatos, en eventos también de mayor nivel”. La caldense también habló de motivaciones, de inspiración. “Lo más gratificante para mí siempre va a ser las experiencia con los muchachos, que cambiaste su vida, que le generaste el reconocimiento de los estudiantes,  el reconocimiento de la gente. Para mí todo esto se logra por la confianza, que la gente cree en lo que hago a pesar que estoy en un deporte muy masculino, se cree en los procesos y hay credibilidad”, añadió.

Foto / Carlos Marín

Finalmente Eliana tuvo tiempo para compartir sus conceptos sobre las principales diferencias que encuentra manejando Fútbol de Salón Femenino y Fútbol de Salón Masculino. “Las principales diferencias se marcan en que las mujeres a veces generan más conflictos, chismes, corrillos; para mí es mucho más fácil solucionar las dificultades con los hombres, la mujer da más trascendencia al problema; especialmente si se trabaja en la edad de adolescentes, que están en ese proceso de maduración; pero después de todo no deja de ser gratificante entrenar mujeres, el proceso puede ser más más lento, pero cuando logras algo, la recompensa se siente como mucho mayor que la de los hombres, precisamente por lo difícil”, explicó.

Ante el presente del fútbol femenino no se contuvo y habló de las carencias, de los pocos ingresos, y como mujer resaltó que no existe una voluntad clara por parte de quienes manejan el fútbol en el país. “Me parece que es un proceso que está muy nuevo, tres años y ya amagaron con  acabarla, igual a nivel a internacional tampoco es que marque mucho la diferencia, hay que darle tiempo al tiempo, que se vea la intención de la Federación, pero es allí donde encontramos más obstáculos.  La gente no paga mucho dinero, es un fútbol que todavía no generar recursos, poca asistencia a los estadios, hay que crecer”, indicó.

Es así como Eliana Zapata Moreno logra despertar admiración e incluso hasta dolores de cabeza en técnicos que todavía se sorprenden cuando la ven dirigiendo hombres, como dice ella, genera más espina cuando sus equipos logran ganar, porque todavía existe en el imaginario social del fútbol, que una mujer no está capacitada para orientar un equipo de varones, menos para ganar un compromiso. “Sienten vergüenza, les da pena”, resaltó.

Rompiendo todos los tabúes, esquemas e ideas erróneas ella continúa con su pasión, apuntándole a que desde Anserma Nuevo, en algún momento salga a flote un futbolista profesional, alguien que destaque en a nivel superior en este deporte. Talento hay y ella está ahí para orientarlo.

“Unidos Somos Más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *