El deportista colombiano desde su mentalidad, charla con Sugey Bedoya

Foto/ Suministrada

La psicóloga deportiva Sugey Bedoya lleva viviendo cuatro años en Estados Unidos, también se ha radicado en España y obviamente en Colombia. Ella en una entrevista dio su punto de vista, en cómo está la mentalidad del deportista colombiano y del Eje Cafetero, a través de su experiencia en el campo. 

Esta pereirana de 43 años, amante del entrenamiento fitness y con amplio recorrido en la psicología aplicada al deporte a nivel mundial, conversó con Semilleros Deportivos sobre su vida y los grandes retos que tiene el país para empezar a tener más atletas estructurados física y mentalmente. 

“Soy graduada de la Universidad Antonio Nariño, luego me especialicé en España en psicología aplicada al deporte, me volví miembro del Colegio Oficial de Psicólogos allá porque viví 12 años. Volví a Colombia y empecé a trabajar con el deporte, empezando con Deportivo Pereira, pasé por selecciones Colombia y ahora estoy en Estados Unidos también con mucho enfoque deportivo”, explicó Sugey. 

  • ¿Cómo ve al deportista colombiano?

Los deportistas de nuestra región son muy buenos técnicamente, nacen con todas las habilidades necesarias para realizar cualquier deporte. Sin embargo, siempre tienen una situación muy complicada y es la parte social, la mayoría de atletas tienen el deporte como una salida, entonces la presión familiar es un poco compleja. Igualmente se trabaja muy poco la parte mental, porque nuestro país tiene todavía muchos estereotipos con la psicología, no entienden que también uno debe entrenar el cerebro. 

Foto/ Suministrada

  • La primera experiencia con psicología deportiva en Colombia fue con el Deportivo Pereira, ¿cómo le fue?

Fue complicado aunque muy gratificante. Llegar como mujer a un equipo de hombres, además en un país en el  que creen que si uno va al psicólogo es porque está loco, no fue fácil. Se preguntaban mucho qué hacía un psicólogo en la cancha y abrir camino era muy complejo. El trabajo serio ayudó para mejorar en muchas cosas en el equipo, los técnicos se iban, pero yo me quedaba. 

  • ¿Cómo fue romper los paradigmas de la psicología en los deportistas?

Uno todos los días está en esa labor, yo cada vez más me voy formando en cursos y con estudios para saber llegar a más gente. La psicología deportiva es un área poco reconocida, además no se valora lo suficiente ni por los deportistas, ni por el medio en general. Esto se debe un poco a la ignorancia de lo que hace un psicólogo. En la cultura latina estamos muy acostumbrados a generar estigmas y la psicología es uno de esos. Primero hay que educar a los deportistas para generar confianza, que si nos visitan no es porque están mal, solo quieren estar mejor. La psicología deportiva es el punto diferenciador que hace que el atleta se quede en amateur o dé ese gran salto al alto rendimiento. 

  • ¿Cómo es trabajar la parte psicológica con un deportista de España, Estados Unidos y Colombia?

Son parámetros muy distintos, los deportistas nuestros son muy habilidosos desde la sangre, se hicieron en las calles de sus barrios, pero no tienen ayudas externas. El medio no los cobija y se hacen casi con las uñas, son muy desprotegidos en todos los entornos y crecen con miedos. En España hay un grado de maduración más alto, hay un acompañamiento más importante por el medio, la parte económica influye mucho porque los deportistas crecen en una especie de colchón emocional, entonces eso se refleja en los escenarios. Estados Unidos es un país de normas y ellos son muy disciplinados, además la ciudad se moviliza con el deporte, todos los acompañan. El deporte se respeta mucho, el apoyo en becas es muy grande, el deportista tiene muchas ventajas con bastante proyección. 

  • Los atletas colombianos tienen que buscar normalmente alternativas para mejorar su rendimiento en otros países, ¿el cambio cultural afecta el rendimiento?

Totalmente por eso hay grandes deportistas que se pierden porque no saben manejar el dinero, otros porque les da tristeza estar lejos de sus familias por tanto tiempo. Muchos no saben manejar la parte de independencia emocional y el medio los puede corromper fácilmente. La parte mental es muy importante porque eso hace saber las prioridades de cada uno de ellos y hacia dónde quieren ir. Esta torre de control que es el cerebro debe estar bien amoblada. 

Foto/ Suministrada

  • ¿Cuál es la diferencia de trabajar con un deportista que hace una disciplina individual a uno que practica un deporte en conjunto?

Eso es totalmente diferente, cuando tú estás solo en una competencia deportiva te enfrentas a los propios miedos, la rabia, el ego, el diálogo interno. Cuando es en grupo hasta uno se da ese atrevimiento de pasarle la culpa a los otros, se desprende más fácil uno de las responsabilidades. Es igual de satisfactorio trabajar con ambas ramas, sin embargo se nota un proceso más rápido con los deportistas que están solos. 

  • ¿Colombia está muy lejos de ser potencia deportiva a nivel mundial?

Tenemos mucha materia prima, hay demasiado talento en el país, lo único que falta es pulir. Si prestamos atención a la parte psicológica, si enseñamos a direccionar la vida, la cabeza de los deportistas, encontramos el punto clave. Tenemos ganas, gente que se esfuerza y hace muchos sacrificios para realizar su deporte. Lo que falta es un apoyo desde la parte gubernamental y de empresas privadas para reconocer ese esfuerzo de nuestros atletas. Necesitamos más acompañamiento de afuera y eso combinarlo con la técnica. 

Sugey Bedoya hoy trabaja con deportistas del Eje Cafetero, cree que el proceso de cambio en la mentalidad de los nacionales ha ido cambiando poco a poco. El deportista es lo que hace en los primeros años y por eso la transformación no es tan fácil.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *