El deporte no debería perjudicar la formación académica, ni viceversa

El deporte no debería perjudicar la formación académica, ni viceversa

Foto / Pablo Bohórquez. El deporte no debería perjudicar la formación académica, ni viceversa

Atender a las principales necesidades que tiene Colombia en materia deportiva. Esa será una responsabilidad del nuevo Ministerio del Deporte, que será liderado por Ernesto Lucena Barrera. 

Una vez se sancione la ley que crea el Ministerio del Deporte y se eche a rodar la apuesta histórica, se tendrán que analizar varios aspectos, entre ellos la relación entre la actividad física y la formación académica. Que no deberá perjudicar los proyectos a futuro de los ciudadanos, por el contrario complementarlos y reforzarlos.

Esa será una tarea, ir diluyendo la idea que expone a los estudiantes de instituciones educativas, centros de formación técnica-tecnológica y de posgrado, ante la posible práctica de un deporte. Que los mismos cuenten con las garantías suficientes para no ver perjudicados sus estudios, cuando se disponen a representan a las regiones.

Por esa misma línea, la articulación entre academia, organizaciones deportivas y el Ministerio del Deporte, deberá pasar de cumplir con un mero requisito, a comprometer a las universidades con verdaderos programas para responder ante las diversas necesidades que tiene los atletas en Colombia.

Lea también: Formar ciudadanos ejemplares antes que futbolistas

Escaso

Hasta el momento, el aporte de la academia es escaso. Hablando específicamente de las instituciones de orden privado, cuyo impacto en el deporte nacional, todavía no se siente; ni siquiera existen programas de becas para los deportistas, una vez finalizan el alto rendimiento.

Colombia deberá dejar de mirar hacia Estados Unidos, para conseguir esas becas en diferentes disciplinas. Está dejando ir el talento humano, el talento deportivo hacia otras zonas donde no se podrán explotar de la mejor manera.

La migración deportiva también tiene impactos negativos en la construcción de procesos fundamentados en la formación de más y mejor atletas, que después se ubicarán como ejemplos a seguir para quienes apenas se inician en la actividad física.

Dejar al país sin la materia prima para incentivar a otros a guiarse por ese camino, es un error caro que se sigue pagando. Una deportista que resuelve marcharse a Norteamérica bajo la promesa de tener una beca del 100 por ciento de estudios, no solo es un ciudadano menos en el país, es una deportista y un futuro productor que ya no estará entregándole su disposición a Colombia.

Ascún

La Asociación Colombiana de Universidades, Ascún, que ha venido desarrollando los Juegos Universitarios Ascún, está llamada a favorecer más al deporte asociado e intentar superar la patología de la representatividad. Bajo la cual está cumpliendo con estándares nacionales a promover dichos encuentros deportivos; pero no está generando estrategias para cooperar con los atletas.

Brindarle más oportunidades al deportista colombiano es un imperativo en el orden nacional, y será el Ministerio del Deporte el responsable de responder a todas estas necesidades, en un sector que apenas se empieza a explorar en el territorio nacional.

Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 17 de julio de 2019

    […] Le puede interesar: El deporte no debería perjudicar la formación académica, ni viceversa […]

  2. 31 de julio de 2019

    […] Le puede interesar: El deporte no debería perjudicar la formación académica, ni viceversa […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *