Chocó, un departamento que se supera a sí mismo en el fútbol

Foto / Carlos Marín / Semilleros Deportivos / Chocó

Las delegaciones departamentales de este territorio se pasean por el país buscando sorprender con sus habilidades; contagiando de alegría y motivando a la gente sin pensar en los resultados.  

El fútbol, un deporte popular en el país, ha extendido sus tentáculos en territorios aparentemente apartados como Chocó. Por más de 60 años la pelota se ha convertido en una práctica de fácil acceso. No se requieren guayos, indumentaria y si se quiere, se juega donde plazca.

Del Chocó han salido figuras de la talla de Jackson Martínez, Felipe Pardo o el más actual, Anderson Arroyo, del Liverpool B, de Inglaterra; incluso hasta técnico de calado internacional como el profesor Francisco Maturana. A decir por los ejemplos, no es un departamento ajeno al poder de la redonda.

En el pacífico colombiano tampoco es extraño presenciar esa vieja costumbre de ver a los infantes a pies descalzos por las calles empedradas, buscando darle remate a un balón deshilachado, apuntándole a la suerte o al destino.

Por el pavimento de Quibdó, Istmima, Atrato, Bajo Baudó, Acandí, Bagadó, en esa mezcla de humedad y cultura afro, los jóvenes sonrientes salen en búsqueda de una cancha para iniciarse en una ruta deportiva.

De allí clubes como Estrellas del Futuro, Los Paye, Estrellas del Atrato, Real Sociedad, Istmina, Mineritos Fútbol Club, Embajadores del Pacífico, Real Quibdó y una decenas de organismos más, han intentando construir formación alrededor del fútbol hace más de 10 años.

Foto / Carlos Marín / Semilleros Deportivos

El resultado es que cada año, la delegación del departamento en sus diferentes categorías acude a representar a los 30 municipios que hacen parte de la subdivisión del Chocó, acción decidida por decirle al fútbol nacional: ¡Estamos presentes!

Salir de su tierra

En este 2020, fueron 18 niños y adolescentes los que salieron a representar los colores verde, amarillo y azul para el Campeonato Nacional Interligas Infantil, con sede clasificatoria en Manizales. Claro está, acompañados de cuatro adultos que ven en ellos esperanza, fútbol e ilusiones para regresar a su departamento con el pase hacia la siguiente fase.

“Qué lindos esos niños y cómo juegan, hermosos”, expresó aficionada del fútbol en Manizales, Caldas. Pero aparte del encanto que puede provocar verlos jugar, está el reconocimiento para esta selección que demuestra un avance en lo que respecta al fútbol chocoano.

Foto / Carlos Marín / Semilleros Deportivos

Dirigidos por el entrenador Néstor Delgado, el onceno del pacífico, llegó a ganar con un 2-1 a Risaralda en la primera fecha; después caer 3-1 ante Caldas, dejando en la cancha la sensación que no es un convidado de piedra, que es un equipo que mide sus posibilidades para estar en las instancias finales.

Con Yeiner Valoyes, Cristián Ibargüen, Miguel Murillo, Edward Romaña, Yeider González, Juan Castañeda, Estiven Orejuela, Emier Asprilla, Hader Romaña, Ángel Torres, Cristián Palacios, Andrés Mosquera, Moyker Palacios, Henry Parra, Franklin Ruíz, Frank Mena, Jhoan Perea y Jhohan Acosta, Chocó ha despertado simpatía en el torneo, como ha ocurrido en otros momentos con los equipos femeninos que arriban con la bandera de la capital del departamento.

Con los entrenadores Néstor Delgado, Jhonny Santos, Jhon Fredy Cossio y Yilber Obregón se detuvieron en el Eje Cafetero, a dejar sembrada una semilla que podría dar frutos en otras categorías de sostenerse el proceso.

Por eso cada vez que el Chocó pisa suelo cafetero, hay simpatía de un lugar que más que ser exótico por la raza y la naturaleza, lo es por el talento e ímpetu de su gente.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *