Buscar la reconciliación consigo mismo a través de la actividad física

Buscar la reconciliación consigo mismo a través de la actividad física

Foto / Juan Camilo Ospina. Buscar la reconciliación consigo mismo a través de la actividad física

El deporte es una manera de reencontrarse con las virtudes, esas habilidades que se han desconocido y de repente se descubren. 

En un país altamente polarizado, con indicadores de corrupción altos, con el descontento social y percepciones desfavorables hacia la política, los ciudadanos están invitados a usar la actividad física como una herramienta catalizadora de energías, esa que permite una manifestación del ser direccionada en valores.

Las nuevas tendencias en actividad física, involucran la práctica de unos o más deportes sin lo precipitado de recurrir a la competencia. Hay ciudadanos que tienen un ajustado cronograma en la semana, de hasta cinco disciplinas deportivas, distribuidas equilibradamente entre los quehaceres del hogar, el trabajo y el tiempo libre.

Una buena dosis de esfuerzo físico para despejar la mente en un mundo donde el odio se propaga por los medios sociales, donde el vértigo del siglo XXI obliga a la rapidez, la insensatez y el descuido de lo espiritual. El ser humano está dejando a un lado lo que es, presionado por los modelos capitalistas y el consumo desmedido de la cultura de la belleza, de la posesión.

Le puede interesar: El deporte en el Eje Cafetero necesita una matriz DOFA urgente

La digitalización de las emociones, contrasta con un mundo al revés, donde la opinión parece que antecede al argumento, primero se opina, luego se piensa. ¡Calma, calma! Como invita el director de proyectos de este medio de comunicación, “hay que pensarnos”, pensar en lo que se tiene y entregarle un valor especial.

Correr, no todos pueden correr; caminar, no todos puedan caminar; nadar, no todos pueden nadar; saltar, no todos pueden saltar; pedalear, no todos pueden pedalear. Y si se tienen tantas capacidades, por qué no persiste el asombro de estar vivos, citando a Octavio Paz.

El deporte motiva la reconciliación, que no siempre debe ser vista como una reconciliación con el otro, resulta sano encontrar en la actividad física ese instrumento facilitador de nuevas experiencias. Un deporte no visto desde el querer ganar, sino un deporte visto como método.

Encontrarse en la capacidad humana, es tal vez la experiencia más significativa que busca promover Semilleros Deportivos, cuando las personas ponen a prueba sus capacidades, están resignificando su vida, y esto sucede para siempre porque es reconciliarse después de todo el tiempo que se perdió sin identificar las virtudes.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *