Ana Guzmán traza un camino de sueños en el Fútbol femenino

Foto / Pablo Bohórquez

Gracias a su talento, la jugadora de Atlético Dosquebradas hoy hace parte de los procesos con la Selección Colombia sub 17 y que apunta para el Sudamericano en Venezuela. Su talento la ha formado como persona y su carácter en la cancha la muestran como una ficha fuerte para quedar en el listado final.

De Mistrató llegó para convertirse en una gran jugadora en Dosquebradas y ahora representando al país. Ana María Guzmán, con solo 14 años, ya cuenta en su palmarés con un reconocimiento como pocos, incluso siendo pieza importante de la Selección Colombia sub 17.

El Fútbol y los deportes no son ajenos en su vida ni en su familia, ya que todos sus hermanos practican este deporte. Inició desde los seis años en el club ‘Mistrató, Sueños Dorados’ y gracias a su talento, le dieron la oportunidad para probarse en Dosquebradas y allí se quedó perfeccionando su estilo de juego.

Foto / Pablo Bohórquez

“En Atlético Dosquebradas ya llevo dos años y medio, donde aparte de crecer como futbolista, también me han enseñado a crecer mucho como persona, y eso es lo más importante para mí, donde la unidad, el respeto y el amor que le tenemos al Fútbol, son esenciales”, puntualizó la propia Ana María en charla con Semilleros Deportivos.

Es lateral por la zona derecha, posición en la que siempre se desempeñó “al profesor le gustaba como lo hacía ahí, además porque veía que lo hacía bien en la defensa y en ocasiones podía aportar en ataque con desbordes”, agregó.

Sin problemas Ana María argumenta que ambas fases en el campo de juego le gustan y que quiere seguir trabajando para perfeccionar cada vez más. Gracias a eso, el estratega Nelson Abadía de la Selección Colombia sub 17 le venía haciendo un seguimiento acompañado de otras dos compañeras (Ana Mile González y Angie Melissa Guarín).

Foto / Pablo Bohórquez

Esa fuerza que tiene a la hora de marcar o salir al ataque, se combinan al mismo tiempo con la timidez a la hora de hablar, pero tiene claro que aunque falta mucho en su carrera, poco a poco los sueños que alguna vez se trazó van tomando forma.

Guzmán hizo parte de los últimos dos microciclos que tuvo el seleccionado colombiano, donde jugaron dobletes de amistosos ante Argentina (en suelo gaucho) y Chile (en territorio austral), teniendo gran participación y sumando bastantes minutos.

“Vestir la camiseta tricolor es algo muy hermoso, hemos trabajado mucho para esto, donde nos ayuda a crecer cada día más como personas y como jugadoras. Alguna vez soñaba con llegar a donde estoy hoy y gracias a Dios lo estoy cumpliendo”, indicó la futbolista, que por cuestiones reglamentarias con la edad, no pudo ser parte de la lista final en la categoría sub 20 que va al Sudamericano de la categoría.

Oportunidad que todavía le queda pero para el de la sub 17 que se disputará en Venezuela en el mes de marzo y donde tiene grandes chances de quedar elegida.

“Veo muy cerca la oportunidad de poder estar en esa lista final, un sueño que nunca lo había imaginado, donde toca seguir trabajando para poder estar y entregar lo mejor de mí sí me toca ir y participar”, agregó la jugadora risaraldense.

En los últimos dos juegos ante las chilenas, Ana jugó los 180 minutos, teniendo buen desempeño por la banda derecha, donde compartió con jugadoras como Linda Caicedo y Gisella Robleda, dos juveniles con mucha experiencia y que la aconsejaban siempre dentro del campo de juego.

“Compartir con ellas y el resto de mis compañeras fue muy bonito, me decían que no me acelerara con el balón y que lo manejáramos para que el rival tuviera pocas oportunidades de entrar por mi zona “, indicó.

Foto / Pablo Bohórquez

Sueña con llegar a Europa, estar con la Selección Colombia de mayores en torneos importantes y ser importante desde donde le toque estar. Quiere ayudar a su madre a conseguir una casa, ayudar a los más necesitados sin perder sus ideales.

Cuando no juega o anda en concentraciones, le gusta ver y practicar temas relacionados con el Fisiculturismo, dado que le ayuda para aumentar la fuerza, el físico y la habilidad. Confía en su talento y el camino en el que Dios la va guiando.

Cataloga al Fútbol como su vida entera “si me quitan ese deporte, no sabría qué hacer, me vuelvo loca porque es todo para mí” añade con algo de risas en su cara. Aconseja trabajar fuerte, para ser cada día mejor y hacer todo con fe y amor, para que los resultados lleguen por añadidura.

Finalmente no olvida la futbolista, aquella vez de su primera concentración con Atlético Dosquebradas, cuando estando en Medellín imploraba estar nuevamente con sus padres, por lo que una llamada fue el remedio para tranquilizarla.

Hablan quienes la conocen

Desde que llegó a Dosquebradas, Carlos Ariel Osorio, ha sido quien más ha trabajado con Ana María Guzmán, a quien describe como una mujer humilde, sencilla, con muchas ganas de salir adelante y por supuesto, como una gran profesional.

Al referirse del momento que vive la futbolista, el estratega pereirano agrega que “Ana es el fiel reflejo de lo que es Atlético Dosquebradas, de lo que es la proyección del Fútbol femenino de Risaralda y creo que la madurez que ha podido sumar con el pasar de los años, la han llevado a donde está hoy”, precisó.

De igual manera, añadió que “es muy centrada en su trabajo, disciplinada, que en la cancha es una jugadora muy polifacética, que le agrega a sus funciones, tareas, movimientos, cosas de sus compañeras por lo que la sumatoria de todo eso hace que sea importante y eso lo ha entendido el profesor Abadía”.

Foto / Pablo Bohórquez

Por su parte, Hernando Marín, Gestor Deportivo, delegado de Atlético Dosquebradas y las selecciones Risaralda, también tuvo palabras de elogio para la jugadora que se proyecta con un futuro prometedor.

“Nos sorprende la evolución que ha tenido Ana María, porque es una niña humilde que viene de una vereda de Mistrató, donde el Fútbol siempre ha sido su pasión y los resultados hoy están a la vista. Ella empezó en el Ponyfútbol, ha pasado por selecciones Risaralda y ahora está cumpliendo su sueño de la Selección Colombia sub 17, donde también la están mirando para la sub 20, demuestra que el fruto de su trabajo va dando resultados”.

Es así, como esta jugadora sigue abriendo caminos junto a sus compañeras, para que no solo de Risaralda, sino también del Eje Cafetero puedan llegar talentos a las diferentes categorías del seleccionado tricolor.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *