Presentado el Eje Cafetero como candidato de los Juegos Nacionales 2023, ¿ahora qué debería suceder?

el diálogo, también deberá extenderse a la ciudadanía en general, con el motivo de apropiar...el sentido de identidad, ...y la adopción de un discurso positivo y de unión.

Solo hasta el mes de mayo se tendrá conocimiento por parte de Coldeportes Nacional sobre la asignación de la sede que acogerá los Juegos Deportivos Nacionales 2023.

Son cerca de cuatro meses en los que se harán los análisis técnicos, presupuestales y hasta políticos sobre las propuestas que se reciban en Coldeportes y la conveniencia de realizar en una u otra región del país, las justas más importantes del deporte nacional. ¿Mientras tanto, en el Eje Cafetero qué deberá suceder?

Por un lado, se requiere un fuerte trabajo de lobby o cabildeo en el orden nacional.

La tarea allí la tendrán que asumir los líderes políticos, congresistas y actores institucionales que tienen peso a nivel nacional. Serán ellos los encargados de “patinar” ante las instancias correspondientes, una serie de diálogos que pongan en el centro las virtudes y los argumentos que tiene el Eje Cafetero para asumir las justas. Por más que estos hayan sido formalmente presentados, nuestros líderes tendrán que defenderlos ante la institucionalidad e incidir en ella y en el orden central, sobre la favorabilidad de dicha postulación.

De manera paralela, es recomendable que las administraciones territoriales, especialmente en el orden departamental y en las ciudades capitales, se lidere un diálogo de sensibilización con todos los actores del ecosistema del deporte. Es decir, iniciar un proceso de socialización y conocimiento sobre las alternativas que fueron presentadas en la propuesta técnica, esto con relación a la asignación de sub-sedes y disciplinas, las cuales obviamente tuvieron que considerar las fortalezas y potencialidades de la infraestructura, la logística y la articulación institucional,  para dar respuesta a las necesidades que se anticipan en cada una de ellas.

Pero el diálogo, también deberá extenderse a la ciudadanía en general, con el motivo de apropiar la candidatura del Eje Cafetero para recibir estas justas. Allí,  el sentido de identidad, la formalidad en la comunicación, las estrategias de mercadeo y la adopción de un discurso positivo y de unión será necesario para evitar discusiones, celos, envidias e interese particulares. En ese sentido, se debe comprender que de ganar la nominación a los Juegos Nacionales 2023, los beneficiados somos todos los ciudadanos, todos los actores del deporte y todo un país, puesto que estará en nuestro concurso garantizar procesos de transparencia en el flujo de la información y en la administración de los recursos, para evitar que se repitan situaciones de corrupción como ha sucedido es otras regiones en el pasado.

Hay que recordar que, junto con Valle, ya son cuatro departamentos los que se unen en dicho propósito, y un paso en falso, especialmente en el manejo de la comunicación, puede poner en riesgo las relaciones y las redes de colaboración.

Foto/Suministrada

Articulación del sector institucional

Los grandes referentes de la institucionalidad pública y privada, también deben entrar en un diálogo permanente y positivo con relación a la propuesta, adelantar los estudios técnicos que ratifiquen la disponibilidad de las mejores condiciones para desarrollar las justas. Allí, por ejemplo, las cajas de compensación familiar de los tres departamentos, al igual que las cámaras de comercio y hasta el sector turístico deberán anticipar las acciones necesarias para avanzar en una oferta de servicios alimentarios, de alojamiento, movilidad, seguridad, servicios de salud, entre otros que permitan evidenciar dicho diálogo y la posible y necesaria articulación.

La construcción de una red de voluntariado dispuesta a apoyar y acompañar las justas deportivas.

Es un componente de gran valor para la logística y desarrollo de las justas deportivas. Cualquiera que sea la región que acoja el desarrollo de las mismas tendrá que anticipar un cuerpo de voluntariado con la participación de ciudadanos activos a quienes habrá que cualificar en la comprensión de las dinámicas logísticas, y sobre todo en la disposición actitudinal y de trabajo en equipo para lograr apoyos reales, eficientes y efectivos. Allí, el sector educativo, público y privado, deben tener protagonismo con el concurso de la sociedad civil organizada.

La respuesta de un sistema de salud y atención de emergencias.

No solo para los mismos deportistas que lleguen a la región, si no también para sus familias, acompañantes, visitantes y turistas, que estarán demandando servicios oportunos y de calidad.

En definitiva, mientras se toma la decisión final, son cuatro meses de oportunidad para emprender muchos diálogos inter institucionales, inter gremiales en el orden del meso sistema, un diálogo y sensibilización con los entes y actores del deporte a nivel del micro sistema y haciendo participe a la ciudadanía de un discurso de identidad, ajustado al sueño de ser la región que reciba los mejores actores del deporte a nivel nacional. Es decir, procurar una cultura de acogida al deporte nacional (macro sistema)

La presentación de la propuesta fue un gran paso, no el único, tampoco el primero y mucho menos el último. Ahora es necesario avanzar con pasos estratégicos de unión, para decirle al gobierno nacional, que sin duda somos la mejor opción. La comunicación es clave y los medios de comunicación también podemos ayudar.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.