Luego del Mundial de Lacrosse, las pereiranas cuentan sus historias

Luego del Mundial de Lacrosse, las pereiranas cuentan sus historias

Foto / Pablo Bohórquez. De Izq. a Der: Alejandra Tobón, Estefanía Rodas Tapasco, Mayra Alejandra Florián, Paola Guapacha Castro (Fisioterapeuta de la Selección) y Daniela Valero Mora.

En total fueron 6 representantes del Eje Cafetero a disputar con Selección Colombia, el Mundial de Lacrosse que se realizó en Londres hace unos días.

Por: Pablo Bohórquez

Del 12 al 22 de Julio se realizó el Mundial de Lacrosse en Guildford, Surray, sur de Inglaterra; allí 6 Pereiranas (5 jugadoras y 1 Fisioterapeuta), hicieron parte de la Selección colombiana que representó el Amarillo, Azul y Rojo de la bandera. Daniela Valero Mora, Estefanía Rodas Tapasco, Mayra Alejandra Florián, Alejandra Tobón, Virginia del Mar Ortega y Paola Guapacha Castro (Fisioterapeuta de la Selección) narraron sus sensaciones y experiencias durante y después de la cita mundial.

Foto / Pablo Bohórquez. Previa al Mundial donde recibieron de regalo uniformes por parte la UNAM de México.

Hay que recordar que allí llegaron 25 países con la única intención de coronarse campeón de un deporte que de a poco se abre su camino en el país, Colombia integró el grupo junto a los seleccionados de Irlanda, Nueva Zelanda y Suecia. Finalmente, Estados Unidos se llevó la corona mientras las colombianas se destacaron por su entrega, alegría y ante todo, el espíritu deportivo.

Semilleros Deportivos tuvo la oportunidad de dialogar con cinco de las seis integrantes pereiranas (Virginia del Mar Ortega por cuestiones de horarios no pudo estar presente), que con orgullo aportaron su granito de arena a esta gran aventura.

Foto / Pablo Bohórquez

Voces de las Jugadoras

“Estar en un Mundial es una experiencia única e irrepetible” Daniela Valero Mora

Foto / Pablo Bohórquez

Daniela es quizás de las primeras mujeres en practicar el deporte en Pereira, ya que lo juega desde hace unos 4 años y se desempeña como atacante. De su experiencia sin duda Daniela dijo que la marcó “el haber representado el país y haberme puesto el uniforme, me hizo sentir muy orgullosa de poder estar allá y sobresalir a diferencia de muchas jugadoras que se presentaron y no lo pudieron conseguir”, además comentó que esta participación, es un incentivo más a la experiencia que se va teniendo con el Lacrosse en el país.

Actualmente Colombia es promotor de este deporte y como lo sueña Daniela “la idea es ojalá convertir el país en potencia mundial en este hermoso deporte”. El haber compartido con varias selecciones que además llevan mucho tiempo practicándolo y haber jugado de igual a igual con los rivales a los que les tocó enfrentar, hizo que la experiencia fuera más amena “en mi caso en específico, ya había tenido la posibilidad de representar al país en un Mundial pero sub 19 en Escocia, de pronto ya tenía contacto con eventos internacionales o con otras selecciones, a comparación de algunas compañeras que era su primera experiencia” y agregó “nos sirve porque podemos ir profundizando más y volvernos cada vez más profesionales, no solo como jugadoras sino también como entrenadoras y así ofrecer una mejor calidad de Lacrosse”.

Aunque deportivamente no se consiguieron los resultados que se esperaban, a Daniela la participación le dejó su propia experiencia a nivel personal “primero, me deja la alegría de representar a Colombia, el estar y compartir con personas que no son amigos de uno, pero que viven dentro del territorio colombiano, hace que se vuelva una familia y segundo, el conocer diferentes culturas y pensamientos, ver otros países celebrar a su manera y ver que todos de una u otra manera querían tener algún recuerdo con Colombia, fue muy bonito”, puntualizó.

Precisamente, la delegación se destacó siempre por ser la más alegre y ‘bullosa’, no solo en los partidos, sino también en la inauguración, en el hotel, fuera de las canchas y así lo describe Daniela “éramos como hormiguitas en medio de un bosque, porque todas éramos muy pequeñas, ya que habían países que nos pasaban en la estatura a todas, yo siendo la más alta de mi equipo, por ejemplo, habían selecciones que la más pequeña de ellas, era como yo de alta”.

Obviamente, como todo viaje, paseo o en este caso un Mundial, siempre quedan anécdotas para recordar y Daniela recordó así la suya “los otros países siempre iban a ganar y a disfrutar y todo eso estaba muy bien, pero creo que no lo lograban como al nivel de Colombia, por eso siempre voy a recordar que independientemente la selección que fuera, todos querían tener algún recuerdo con nosotras, ya sea una foto o cualquier cosa, lo otro que también me marcó mucho es que ninguna selección cantaba el himno como nosotros que lo hacíamos a todo pulmón, con la mano en el corazón”.

“Haber estado en el Mundial, me dejó el haberme enamorado aún más de Lacrosse” Mayra Alejandra Florián

Foto / Pablo Bohórquez

Maira Alejandra se desempeña como una jugadora de ataque, lleva practicándolo cerca de un año y 10 meses, además fue su primera experiencia internacional, cosa que toma más valor si se tiene en cuenta que fue en un Mundial. Precisamente, sobre esa experiencia que le dejó su participación habló Mayra fue una experiencia muy bonita, ya que aprendí mucho sobre lo que es Lacrosse realmente, porque uno aquí en Colombia tiene una idea de cómo es todo, pero allá las cosas son mucho más organizadas, empezando por las canchas, porque son bonitas, muy grandes, teníamos árbitros, todo era muy bonito allá”, puntualizó.

Estando presente allá en el Mundial, Mayra se dio cuenta que su pasión es y seguirá siendo por mucho tiempo el Lacrosse “la verdad uno conoce aún más a fondo todo lo de Lacrosse estando allá, eso te lleva a que uno quiera indagar más, seguir aprendiendo más y que a futuro, pueda transmitirle todo lo que adquirí allá, a las chicas que están acá, por ejemplo, a las chicas que van para la sub 19”. Mayra Alejandra, tiene claro que “si uno quiere algo, se tiene que luchar por lo que uno quiere” y agrega “por eso, las cosas no se van a dar como algunas veces uno espera o muchas personas esperan, uno tiene que dar más de lo que puede y luchar mucho siendo perseverante con todo”.

De las demás selecciones, Florián destacó que “para nosotras, fue muy duro competir contra las demás selecciones, porque todos los países tenían mucha experiencia, es decir, tenían muy buen control del ‘stick’, tenían muy buen físico, etc.” pero a la vez afirma que “igual uno siempre toma todo eso como ejemplo, para más adelante intentar ser como ellas”.

Finalmente, como anécdota que marcará su vida para siempre dijo que “nosotras nos caracterizábamos por ser las más alegres cuando llegábamos a las canchas a entrenar o a los partidos, siempre íbamos cantando, riéndonos, hacíamos mucha ‘bulla’, tal vez por eso llamábamos mucho la atención y por ejemplo, recuerdo que en la inauguración contagiamos a todos los equipos para cantar, hacer la ola, etc.”.

“Acá el Lacrosse se vive como una pasión, como algo muy bonito, como algo que nos gusta hacer, allá lo vivíamos ya como una competencia, como algo más serio, como algo que teníamos que hacer realmente por nosotras por nuestras familias y por Colombia”, Alejandra Tobón Ramírez

Foto / Pablo Bohórquez

Por cosas de la vida, el Lacrosse llegó a la vida de Alejandra Tobón, mientras ella entrenaba baloncesto, pero aun así no se arrepiente de haberlo elegido como su deporte, para Alejandra, no es la primera salida internacional, ya que al igual que Daniela y Estefanía, también hizo parte del Mundial sub 19 en Escocia.

Aparte de ser jugadora en la defensiva del seleccionado, también hace el papel de entrenadora y líder del equipo “…llegué a ser entrenadora porque el equipo pereirano se ha consolidado como uno de los mejores a nivel nacional, luego logré tener un cupo para el Mundial sub 19 menores hace 2 años en Escocia y allí logré coger una experiencia muy buena en el deporte y debido a eso, vengo entrenando a las chicas…” le había dicho Tobón a este medio, previo al Mundial.

Ahora y luego de haber observado mucho el trabajo de los entrenadores de las demás selecciones afirmó que “este mundial me deja muchas cosas para la parte de entrenadora, además que me considero una de las líderes más sólidas que tiene el Lacrosse colombiano, el poder ver como los entrenadores trabajan en Estados Unidos, en Canadá, en equipos que son muy fuertes, la idea ahora sería reflejar todo ese trabajo que vi allá, acá en Colombia, además que para mí el Lacrosse es tan importante que hace parte de mi vida y es algo que ya no lo puedo dejar”, comentó.

Igualmente, de su experiencia y aprendizaje en general del grupo, durante la cita orbital contó que “fue algo muy enriquecedor para nosotras, ya que el proceso que se lleva acá es muy ‘criollo’, el llegar allá y ver la competencia, hace que sea un poco duro adaptarse, sin embargo, llegamos con todas las intenciones, con buen ánimo y energía y todo eso nos ayudó demasiado” y agregó “nosotras somos un equipo que trabaja mucho en toda la parte emocional, ya que al hacer eso, nos va mucho mejor, por eso hubo momentos muy duros, tuvimos muchas bajas por lesiones (la arquera principal) o suspensiones por acumulación de tarjetas amarillas (una de las mejores jugadoras), sin embargo, siempre nos supimos levantar de todo eso y volvíamos recargadas después”.

De allí que Tobón Ramírez hiciera un paralelo entre lo que le quedó al Mundial de Colombia y lo que le dejó el Mundial a ellas como Selección “creo que lo que le quedó al Mundial de Colombia, no solo fue el que éramos el primer equipo latinoamericano, sino que también fuimos el equipo más alegre, más feliz, más competitivo en la cancha, el que trabajábamos en conjunto, el que éramos un equipo muy sólido… y a nosotras, nos dejó cosas muy bonitas, porque muchas de nosotras no conocíamos Europa ni mucho menos habíamos estado en un Mundial o el tener que representar al país, fue algo muy emotivo para nosotras y muy llenador”. Todo eso la llevo a determinar que “el Lacrosse es más que un deporte, es amigos, familia, diversión, pasión”.

Por último, hubo dos anécdotas que marcaron para siempre su estadía en este evento “la primera fue bastante peculiar, ya que la vamos a recordar siempre, en la inauguración veníamos todas eufóricas, gritando, cantando y a una compañera, la fisioterapeuta, en medio del desfile, se le sale el zapato, todas paramos, nos chocamos, casi nos caemos todas y ella estaba ahí agachada recogiendo el zapato, luego verlo en tv era muy gracioso… la otra, fue la experiencia de poder ir a Londres, aunque nos dejaron ir pero por grupos, no todas manejábamos muy bien el inglés, entonces tener que interactuar con eso y escuchar a las compañeras era muy cómico”.

“Creo que nosotras hicimos un buen trabajo, no creo que haya sido mucha la diferencia en el juego, pero sí, lo que nos cobró todo allá, fue la poca experiencia que teníamos como equipo”, Estefanía Rodas Tapasco

Foto / Pablo Bohórquez

Aunque de las jugadoras pereiranas, era la de menor estatura, eso no fue impedimento para Estefanía, quien ya cuenta con su segunda experiencia internacional debido a que como Alejandra y Daniela, también participó en el Mundial sub 19. Estefanía en su relato dijo que “la experiencia fue muy gratificante y enriquecedora, tuvimos la oportunidad de aprender muchísimo de las otras jugadoras, de los otros equipos, creo que incluso de nosotras mismas también, fue algo que nos va a marcar siempre, porque el sueño de vivir un Mundial es lo que anhela todo deportista y más si se representa al país a nivel internacional” y agregó “tener esa oportunidad y vivirlo fue muy emocionante, aparte el equipo como tal era muy unido siempre, fue muy agradable todo”.

Rodas Tapasco, además puntualizó que “este mundial fue muy duro, porque tener partidos todos los días era muy exigente y desgastante, eso teniendo en cuenta que nosotras no estábamos acostumbradas”. Lo que le deja el Mundial a Estefanía es que “más allá de los resultados, me quedan esas ganas y motivación de seguir trabajando para poder asistir a un próximo mundial, mejor preparada y donde podamos tener la posibilidad de ganar partidos”, comentó la deportista.

Aunque no se cumplieron las metas que se tenían, Estefanía destacó que “en este mundial teníamos expectativas más grandes, porque habíamos trabajado mucho más duro, teníamos entrenadoras que llevaban bastante experiencia y habían ido llevando el proceso más estricto con nosotras, igual sabíamos que la competencia iba a ser muy fuerte, porque los demás equipos nos llevan ventaja con la experiencia que tienen, pero íbamos con toda la actitud y las ganas de hacer la mejor presentación”.

Colombia además de ser destacada por su alegría y diversión, también atraía al público asistente “todos los equipos siempre que era algo relacionado con Colombia, nos resaltaban desde la inauguración siempre el ánimo arriba, ya que siempre estábamos cantando, gritando y además éramos el equipo que animaba a los demás a cantar y hacer la recocha” y cuenta que “era muy bonito ver cómo la gente nos decía, ¡Colombia vamos!, que siempre nos alentaban y todo eso nos servía de motivación, además las gradas por ejemplo, se llenaban en nuestros partidos, personas que no tenían nada que ver con Colombia, pero todos querían ver a Colombia”.

Punto aparte, pero no menos importante, para la Fisioterapeuta de la Selección Colombia

“Vivir este Mundial desde el otro lado fue fuerte, porque ahora no estaba dentro de la cancha sino afuera y velando por el bienestar de todas”, Paola Guapacha Castro

Foto / Pablo Bohórquez

A diferencia de las anteriores 4 deportistas, Paola Guapacha tomó la decisión de participar en este Mundial pero esta vez desde su otra faceta, la de profesional como Fisioterapeuta. Decisión de la cual no se arrepiente, todo lo contrario, como ella misma lo dice “fue un gran reto para mí, pero muy enriquecedor y muy gratificante la labor que realicé” y agregó que “personalmente, me dejo que puedo seguir soñando en grande y que vine muy motivada con mis estudios, la verdad esta experiencia me sirvió demasiado”.

Es que pasar de ser jugadora a ser fisioterapeuta, le sirvió como una gran experiencia a nivel personal y profesional y sobre todo que fue muy enriquecedora “personal, porque fue asumir ese rol de no ser jugadora sino que era la fisioterapeuta, que iba a hacer mi labor como profesional y aplicar lo que he aprendido de la Universidad, en mi equipo de Lacrosse… y profesional, porque puse en práctica todos mis conocimientos y era enfrentarme al campo laboral como tal”, puntualizó.

De su labor, dependía mucho el equipo, ya que varias de las jugadoras tenían molestias o lesiones que atender “hubo muchas lesiones en el equipo, porque los rivales eran muy fuertes, claro que nuestro equipo también lo era, pero a la mitad del campeonato, las lesiones nos jugaron una mala pasada, igual el sufrimiento siempre estaba, porque yo fui jugadora en el Mundial pasado (sub 19), esto fue un gran reto pero desde otra perspectiva, porque ahora no estaba dentro de la cancha sino afuera y velando por el bienestar de todas las jugadoras”.

ES precisamente allí, cuando Paola hace una diferenciación de sus dos facetas “ambos roles tienen su grado de complejidad, tú como jugador vas a desgastarte físicamente, psicológicamente, porque lo vas a dar todo en la cancha, en medio del juego a veces te da rabia porque no se da lo que quieres, todo eso conlleva al cambio de ánimo y bajar el rendimiento… ya como fisioterapeuta, era todos los días hasta las 12 p.m., era la última en acostarme y la primera en levantarme, porque eran 18 jugadoras y todas obviamente sentían la fatiga muscular, necesitaban masajes, atención a sus lesiones, entonces era un trabajo bastante desgastante en lo físico y además porque también entras a ser como ese apoyo emocional de las jugadoras, ya que tenía que mantenerlas con el ánimo arriba, porque a pesar de no conseguir los resultados que queríamos, tenía que estar motivándolas todo el tiempo, eso era muy complejo yo sabiendo cómo era uno como jugadora”.

Finalmente, la fisioterapeuta contó una anécdota que ocurrió durante su estancia “tuve la oportunidad de jugar un partido con otros ‘fisios’ y los voluntarios, fue muy gracioso porque estaba la barrera del idioma, todos hablábamos en idiomas diferentes, igual fue muy bonito saber que hay más ‘fisios’ que no solo van por la parte física, sino porque también tienen roles con el Lacrosse y lo saben jugar, eso me sorprendió mucho, porque yo que fui jugadora, no esperaba que los demás también lo supieran jugar, además que fue muy divertido” y por eso no dudó en decir que “creo que de este Mundial siempre recordaré el sabor latino que pusimos nosotras allá”.

Foto / Suministrada

“Unidos Somos Más. Más Deporte. Más Región”
Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *