Inició la Copa Ciudad Pereira, la copa de todos

Carlos Marín / Periodista Deportiva

Este jueves sobre las 7:00 de la noche se dio inicio al evento de fútbol aficionado más importante del año, donde compiten 24 equipos locales, regionales y con jugadores internacionales. La asistencia al estadio Alberto Mora Mora, fue masiva. 

Antes de llegar al Mora Mora, no tuve que decirle al conductor del taxi a qué iba al escenario deportivo, él inmediatamente respondió: ¡Verdad que hoy arranca la Copa! – esas palabras abrieron paso a una ligera anécdota donde relató sus momentos en este evento deportivo.

“Jugué dos Copa Ciudad Pereira y aunque soy ‘chiquito’ me los llevaba a todos. Una vez un técnico me mandó a lesionar porque les estaba haciendo el partido por una banda, y el hombre que me invitó a jugar intercedió por mí, ese día marqué un gol de penal” narró el taxista, que a decir por la distancia entre el asiento del vehículo y el volante, realmente sí era de baja estatura.

Como este, cientos de relatos de éxito y de fracaso se han escrito bajo el amparo del fútbol que promueve la Copa Ciudad Pereira, porque hablar de la misma, es hablar de los pereiranos, hablar de Risaralda. Este torneo que en la temporada 2018-2019 cumple su versión 36, ha influido en la carrera de jóvenes, de veteranos que se encariñaron con la pecosa, y hasta de abuelos que no dejan de asistir para presenciar en el campeonato, lo intenso de una categoría que por épocas exige un nivel alto de competencia.

La Copa Ciudad Pereira se ha convertido es un escenario a donde todos quieren llegar, desde el deportista amateur, hasta el estudiante de Ciencias del Deporte. Es el lugar donde los entrenadores que recién terminaron los cursos internacionales, quieren poner en práctica la teoría de lo aprendido. La Copa es la ilusión para los niños, es la crónica para el periodista, es el relato para el locutor, es el cine para las familias amantes del fútbol.

El llegar a la Copa no solo implica una disposición total para disfrutar de este deporte a una escala más real, comparado a lo que habitualmente se observa por la televisión con el Torneo de Ascenso y la Liga Águila, llegar a la Copa significa apoyar lo que se ha construido en casa, que con el esfuerzo de don Augusto Ramírez González y sus más fieles amigos, se mantuvo en pie y ahora, después de la partida de uno de sus mentores, se buscará mantener y consolidar esa idea.

No está demás afirmar que es una competición que le pertenece a quiénes durante años han creído en ella, le han apostado y han colmando los escenarios deportivos para verla llegar, o para verla partir, porque entre otras cosas, ha sido una Copa que camina por Risaralda, sin desprenderse en ningún momento del Mora Mora. Eso también le ha conferido un estatus, un nivel de popularidad, que despierta un reconocimiento sin igual en la población.

De esta manera, con la victoria de Macol y el actual campeón, UTP Boca Junior, ambos del grupo A, se encendió de nuevo la inspiración para quienes delirar con el fútbol doméstico, no pierde vigencia.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *