“Sueño con ser campeón en mi tierra”, Juan Felipe Castaño

Foto/ Angie Daniela Valencia

Se aproximan las definiciones en la Copa Ciudad Pereira y Villamaría, por eso hay que hablar de Juan Felipe Castaño Zuluaga, defensor central caldense que disputó ambos torneos y que este fin de semana tendrá la oportunidad de salir por primera vez campeón en su departamento. 

Nació en Manizales en agosto de 1998, se crió en el sector de Liborio, que es conocido por ser el lugar en el que hay más talleres de carros en la ciudad. Es el segundo hijo de Claudia Milena y Carlos Iván, después de Jhon. Igualmente tiene dos hermanas menores, Daniela y Antonia. 

“Soy de una familia humilde, pero con la chispa de la alegría siempre, me inculcaron el trabajo fuerte desde pequeño. Como mi papá es mecánico, me la pasaba con los famosos ‘mugrosos’ y con ellos creo que saqué todas las ganas con las que juego fútbol, porque estuve rodeado todo el tiempo de personas mayores”, explicó Juan Felipe Castaño. 

Primer club de fútbol

Fue con ocho años cuando entró a un club de balompié por primera vez, su tío Jorge Osorio lo llevó al club de Socobuses y desde ahí cada sábado asistía a los entrenamientos del equipo. Sin embargo, ese conjunto se acabó, por lo que Juan Felipe tuvo que parar un tiempo. Le empezó a gustar la portería, entonces se metía a los partidos que se hacían en el parque Liborio.

Foto/ Suministrada

Este defensa central cuenta que su padre era un reconocido goleador en la ciudad, que no recuerda mucho verlo jugar, pero que sí está seguro que la habilidad para el juego aéreo se la heredó a su progenitor. Entró a los 10 años a Coocalpro, equipo en el que estuvo de arquero seis meses, hasta que encontró su posición.

“Yo tenía un gusto por tapar, entonces los mecánicos estaban jugando y me dijeron que les hacía falta un arquero, luego me dijeron que conocían un club que si quería ensayar y allá fui. El primer día me tocó con los que le daban más duro al balón, me fui como aburriendo, entonces recuerdo un partido en el Arenillo en el que estábamos dos porteros y no había jugadores, por lo que me pusieron de central, hasta hoy”, contó.

Defensa central

Le gustó la posición en el terreno de juego porque le gusta ensuciarse, es fuerte en los duelos que le toca disputar, además siente que él vive el juego de una manera distinta a como lo viven los demás. Su temperamento también ha hecho que algunos equipos de la región lo hayan buscado para que integre sus filas. 

Pasó por Coocalpro, club con el que jugó Pony Fútbol y fue subcampeón del torneo de Arrayanes. También estuvo en Formadores F.C, con quienes jugó La Patria y Telecafé. Igualmente vistió la camiseta de Inmedent, de Coch en Chinchiná, con quienes jugó el Nacional Sub-17. También estuvo con Cordechín del mismo municipio jugando el Nacional Sub-20, e integró selecciones Caldas prejuvenil, juvenil y Sub-23. 

Foto/ Angie Daniela Valencia

“He estado en varios equipos jugando varios torneos, no he podido ganar todavía nada en mi tierra y quiero hacerlo porque siempre he quedado de subcampeón o con los equipos que dan la pelea. Igual creo que ha sido un lindo recorrido porque he jugado por casi todo el país en grandes eventos”, recalcó.

Sueño Fútbol

En 2015 hizo estuvo en el reality que fue televisado a nivel nacional, Sueño Fútbol, al que se inscribió luego de ver los anuncios comerciales que salían en televisión. Juan Felipe se encontraba en Cali al momento de las pruebas, puesto que había terminado de participar en la Copa de las Américas con un conjunto caleño. 

Para el concurso se presentó con su amigo Juan David Marín, les tocó hospedarse en un motel cerca al estadio del Deportivo Cali por facilidad y como en ese momento Marín tenía el cabello largo, hasta recibieron piropos porque pensaron que iban juntos. Las pruebas duraron dos días y en ellas ambos se destacaron. 

“Fue una buena experiencia, conocimos a históricos del fútbol de nuestro país. A mí en el espacio reducido del primer día me escogió Jorge Bolaños, luego en la práctica de fútbol quedé entre los mejores 25 de los miles que se presentaron. En enero de 2016 me dijeron que había pasado a Bogotá, que esperara la llamada, aún sigo esperando, pero mi amigo sí pasó y se ganó el reality, aclaró. 

Un año después se le presentó la oportunidad de probar con la Equidad, su buen fútbol cayó bien en los entrenadores y tenía casi un puesto seguro en el equipo Sub-20, sin embargo un error infantil hizo que esa opción se le esfumara. El club les dio boletas para un partido de la plantilla profesional y el técnico lo vio vendiéndolas. 

Foto/ Suministrada

Copa Ciudad Pereira

Luego de no quedarse en Bogotá por el inconveniente que tuvo, además de una lesión de rodilla que presentó en la capital del país, regresó a Manizales para seguir con el fútbol aficionado. En su paso por los equipos de Chinchiná, conoció a Cristian Osorio, quien lo llevó a jugar la Copa Ciudad Pereira. 

“Yo me volví muy amigo de él, entonces me invitó al equipo de Andrés Escobar, la gente me decía que solo me iban a tener en cuenta por ser recomendado de Cristian, pero desde el primer partido me gané el puesto con las actuaciones. Ahí quedamos eliminados en cuartos, pero al otro año me tuvieron en cuenta y celebré por fin un título jugando todos los encuentros”, recordó. 

Para el 2019 estuvo con la UTP porque desde Andrés Escobar le dijeron que iban a hacer varios cambios en la plantilla luego de ser campeones, sin embargo, el único que salió fue él. Con el equipo universitario actuó pocos partidos porque tenía una lesión de la que lo recuperaron y llegaron hasta cuartos, perdiendo en penales contra Credidayer. 

En el 2020 iba a volver a Andrés Escobar, pero se enteró dos semanas antes que el club no iba a participar, por eso, Alejandro Cardona lo invitó a PSI Especializados, equipo en el que Juan Felipe pensó que nunca jugaría, porque era con el que más rivalidad y enfrentamientos tenía a la hora de tenerlos como contrincantes. Llegaron hasta cuartos de final, perdiendo contra el Pereira nuevamente en los penales. 

Foto/ Miguel Orozco

Copa Ciudad Villamaría 

“Este torneo lo juego desde el 2016, la verdad no recuerdo el nombre del equipo que me dio la oportunidad. En 2017 estuve con Memo Estampa-Dino Shop, en 2018 con la 33, el año pasado con Tenis Laser y este año con Masíaz porque el profe ya me conocía, además ‘Pompeo’ con quien siempre he jugado, no sacó equipo” sostuvo. 

Juan Felipe ha llegado hasta instancias definitivas, pero no ha podido quedarse con el título de campeón. Su sueño más próximo es poder levantar el trofeo el domingo en el Polideportivo de Villamaría, aunque acepta que lo tomó de sorpresa porque su prioridad estaba en la capital risaraldense. 

A pesar de sus 22 años de edad no resigna la posibilidad de poder estar compitiendo en el fútbol profesional, tiene claro que es el sueño de toda su vida y mientras pueda intentarlo, lo seguirá buscando hasta cumplirlo, porque confía en sus capacidades. 

“Unidos somos más. Más deportes más región” 

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *