¿Por qué Deportivo Pereira no tiene juveniles en Selección Colombia?

Carlos Marín / Periodista Deportivo

En el 2014 Jhon Ómar Candamil llegó al cuadro matecaña con un propósito, trabajar en el proceso de liquidación judicial. En el camino se encontró con el concepto de ‘patrimonio futbolístico’, el cual ya le arrojó dividendos económicos, pero no deportivos después de cerca de cuatro años de trabajo. Deportivo Pereira sigue en el anonimato para la Federación Colombiana de Fútbol. 

La última gran convocatoria que tuvo el elenco pereirano fue la de Juan Camilo Hernández, quien salió goleador del Torneo de Ascenso en el 2016 con Deportivo Pereira y llegó directo al equipo Sub 20 de Colombia en el 2017. Sin embargo desde ese momento ningún otro jugador del llamado patrimonio futbolístico ha sido llamado. El patrimonio del que hablan al interior del Pereira, son esos futbolistas jóvenes, en proyección que estarán en un futuro en el primer equipo o siendo mirados por otros planteles del país, generando resultados en modelos de juego, y estructura financiera para la corporación.

A los Juegos Suramericanos de Cochabamba, Bolivia, celebrados el mes anterior, tampoco hubo atleta rojiamarillo en las justas, ni para el último llamado de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, donde Arturo Reyes convocó a dos jugadores del Quindío (Léyser Chaverra- Christian Mina), uno del Once Caldas (Juan Sebastián Palma).

Suena a paradoja la realidad porque Pereira está participando en torneos juveniles tanto en la categoría Sub 17 como en la Súper Copa Juvenil Sub 20. Que en la lista de convocados de Colombia no haya nombres de deportistas vinculados al equipo, deja un sinsabor, siendo este un histórico del fútbol nacional.

Foto / Pablo Bohórquez

En esa discusión, tal vez se recuerde el nombre de Juan Pablo Ortiz, el juvenil que llegó de La Mazzia, Antioquia, para integrar las filas del representativo de la ciudad; pero es necesario aclarar que a este ya lo estaban mirando desde territorio paisa.

¿Qué pasa con las relaciones entre el staff de entrenadores del equipo y la Federación Colombiana de Fútbol?, ¿no se está encontrando talento en el equipo local?, ¿bajo cuáles esquemas se están trabajando los procesos juveniles?, son preguntan sin respuesta, la única evidencia es que faltan jugadores pereiranos con la camiseta amarilla, azul y roja. Se habla mucho de fútbol, pero los resultados son pocos desde diferentes frentes.

Finalmente es bueno recordar que fueron 20 años, dos décadas que pasaron para que un deportista de Pereira tuviera una nueva ocasión en un Mundial de Fútbol. Esto debe llamar la atención en los procesos, no solo del equipo profesional de la ciudad, sino de los clubes de fútbol aficionado. ¿hacia dónde se están dirigiendo los esfuerzos deportivos?

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *