Otoniel Quintana (Q.E.P.D.) se llevó a Deportivo Pereira en la memoria

Foto / El Tiempo

Un sinnúmero de relatos se han publicado este domingo 18 de marzo, fecha en la que se registró la muerte del golero leyenda del fútbol colombiano. Otoniel Quintana, quien en otrora fuera destacado guardameta de Millonarios en los 70’s. 

El fútbol tiene historia, claro que la tiene, como las guerras, como los romances y como la misma humanidad. Los porteros hacen parte de la misma, cuando sus atajadas se vuelven cuadros, pinturas, crónicas, cuando todo trasciende la competencia.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,18,31,36 interval=3 width=300 height=300 orderby=rand]

Será el 18 de marzo una fecha para no olvidar porque se marchó quien estableció un récord nacional, Otoniel Quintana, el caucano que alcanzó 1024 minutos sin recibir un gol, eso parece, eso dicta la historia, también quienes se encargan de reconstruirla, aquellos que vivieron los momentos donde el destacado golero impresionó bajo los tres palos.

En la Villa Olímpica de Pereira, se dice, que fue el cuadro Matecaña quien acabó con la resaca que traía Quintana, pues en el partido anterior entre Millonarios y Real Cartagena, 11 de noviembre de 1971, el técnico Gabriel Ochoa Uribe decidió sacarlo después que el central pitara un penal en contra de Millonarios, el gesto se cuenta como anécdota del fútbol nacional, porque Ochoa sacó a Otoniel para protegerle el invicto de 1000 minutos sin recibir un gol.

Foto / El Espectador

Sin embargo fue en la capital risaraldense que el registro le cambió al hombre nacido en Padilla, Cauca en 1946. En aquella ocasión, 14 de noviembre de 1971, el paraguayo Apolinar Panigua acabó con el invicto tras vulnerar sus redes sobre los 24 minutos. Aquél partido lo perdió el cuadro ‘Embajador’ 3-1.

Otoniel Quintana guardó ese registro durante 42 años, toda una vida en el deporte, donde fue un extranjero, un bendito extranjero, (Franco Armani), quien le quitó el récord. El argentino logró en el 2013 1046 minutos sin recibir gol en su arco, mientras ya Quintana aprovechaba para preparar a los futuros arqueros de Colombia.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,18,31,36 interval=3 width=300 height=300 orderby=rand]

Aunque lo que no se reseña con frecuencia de este personaje, es que en vida fue más que una figura deportiva, pasando por la Selección Cauca, también por diferentes selecciones nacionales, por Millonarios, Atlético Nacional, Once Caldas, y otros equipos de los que sacó provecho en el buen sentido de la palabra, aprendió a ser humano. A destacarse en la disciplina, el compañerismo, el trabajo en equipo.

Lo anterior lo condujo a colaborar  como preparador de arqueros en Real Cartagena, Deportes Tolima y finalmente con América de Cali en sus últimos años, en una institución donde creyeron en su experiencia, será América, el equipo que mejor recuerdos tenga de los últimos años de Quintana, el golero de la anécdota, el golero de la historia.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *