Jorge Bermúdez, el juvenil que brilló con su gol en el Pereira

Foto / Pablo Bohórquez. Celebró a rabiar su gol.

El juvenil ingresó en el segundo tiempo del juego por Copa Águila ante Envigado y anotó su primer gol como profesional.

Con tan solo 18 años, el juvenil Jorge Bermúdez ya comienza a dar de qué hablar en el fútbol profesional, luego de tener el debut soñado por todo futbolista, anotando un gol y regalándole a la hinchada una victoria importante.

El nacido en Cartago que viene del proceso sub 17 del Deportivo Pereira, fue uno de los que incluyó el profesor Néstor Craviotto en la lista de convocados para el duelo de la cuarta fecha por Copa Águila, donde el deportista no iba a desaprovechar su oportunidad.

El 11 de abril de 2019, con un partido complicado y el equipo abajo en el marcador, el estratega argentino no lo dudó y a los 57 minutos le dio la oportunidad a Jorge Bermúdez para que hiciera su ingreso en lugar de Esteban Lopera, un momento que el jugador soñaba desde hace tiempo y que tenía un aliciente mayor, sabiendo que su familia estaba en la tribuna y había llegado directamente desde Cartago para alentarlo en una tarde que jamás olvidará.

Foto/Roberto Betancourth. Durante el juego se mostró muy activo.

Sus primeros momentos en la cancha del Monumental Hernán Ramírez Villegas dejaron al descubierto un jugador inteligente, movedizo, con ganas de demostrar todo su potencial, que no se escondía para pedir el balón y mucho menos cuando era marcado por sus rivales.

Un futbolista que, con su ingreso y el de su compañero César Manzano, le brindaron una mejor cara a un equipo que parecía perdido en lo futbolístico. Con su inteligencia, el jugador que puede ser extremo por cualquiera de las dos bandas o volante central, comenzó a encontrar espacios y generar habilitaciones a sus compañeros que sintieron el cambio y tuvieron otra lectura para una reacción instantáneo.

El elenco matecaña comenzó a manejar el juego, y en solo cinco minutos, ya la escuadra local había remontado a su favor el marcador, gracias a los goles de Navarro y Cano, pero aún quedaba lo mejor para las instancias finales.

Su valentía lo llevó a intuir que una jugada al minuto 76 podría ser su mejor oportunidad en cancha, luego de un gran pase en profundidad de César Manzano a Mateo Cano, quien quedó mano a mano ante uno de los defensores de Envigado y al que con ganas le pudo ganar el duelo, mientras el cartagueño entraba en solitario por la banda derecha, siempre con la fe de que era su momento.

Foto / Roberto Betancourth. Instante preciso del gol del juvenil.

Cuando parecía que Mateo iba a definir a la salida del golero Londoño, éste vio al juvenil debutante ingresando con una mejor posición y no dudó en pasarle el balón para que Jorge simplemente la empujara al fondo de las piolas y viviera su momento lleno de júbilo, alegría y lágrimas, que fueron el fiel reflejo de su alocada celebración, corriendo hacia la tribuna occidental baja, donde se encontraban sus seres más queridos y a los cuales les dedicó esa anotación, ese instante que nunca olvidará y por el cual luchó hasta conseguirlo, por eso su celebración fue mezcla de alegría y lágrimas que expresó arrodillándose para luego mirar al cielo y gritarlo con el alma.

Fotos / Deportivo Pereira Oficial y Juan Camilo Restrepo

Un gol que se celebró como nunca por las cerca de 350 personas que asistieron al juego, no solo por el significado, sino por la lucha y entrega que mostró el juvenil durante los 33 minutos que estuvo en cancha y que le cambiaron de alguna manera el juego al equipo para lograr la victoria.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *