¡Gracias por portar la bandera con orgullo y respeto!

Foto / Valentina Jiménez

Nuevamente una selección del departamento de Risaralda se vio enfrentada en su casa a un duelo importante, como lo fue la fase final del Nacional Interligas Infantil Femenino de fútbol, donde las pupilas del técnico Carlos Osorio se creyeron el cuento y quedaron entre las cuatro mejores del país. 

Sin embargo esto no fue lo más importante, cualquier equipo de cualquier ciudad, o departamento de Colombia puede entrar en la historia, lo importante es cómo lo hicieron: siempre respetando la dignidad del fútbol femenino y de lo que representaron, a su departamento.

La bandera de cada lugar es el símbolo bajo el cual los deportistas pueden demostrar su arraigo; el respeto hacia la misma no solo se da en la competencia, sino por fuera de ella. De una manera singular la Risaralda Infantil Femenina lo hizo esta vez, dejando en alto el nombre de este pedazo de tierra en el suroccidente colombiano y al fútbol femenino que viene tomándose más fuerza en el país.

Caldas infantil masculino ya lo había hecho con el subcampeonato nacional, los once de allá arriba lucieron la amarilla y verde donde fueron, mostraron siempre sus raíces en cada lugar que pisaron. Sin temor a equivocarse gritaron ¡Caldas, Caldas!

Las jugadoras de Risaralda también nos propusieron un mensaje claro con esta última participación, y fue precisamente sobre el césped del estadio Hernán Ramírez Villegas; ellas dijeron sí, aquí estamos por ustedes, mostrando el fútbol del lugar que nos vio nacer.

La identidad, la identificación, el respeto por el territorio, permite que el deportista desde edades muy tempranas entienda que la motivación puede llegar por ahí, cuando se siente parte de un colectivo que trabaja con un objetivo en común, y más como lo es representar a un departamento conformado por 14 municipios, 14 estrellas ilustradas en la verdiblanca que se lleva no solo en el vestuario, sino en el corazón.

Las lágrimas de tristeza, desilusión y dolor quedarán para el olvido, pero lo que no se puede olvidar es la histórica participación de un equipo femenino en un interligas nacional, donde aparte del fútbol, se vio corazón, amor y respeto por los colores de Risaralda.

¡Felicitaciones y gracias por representarnos!

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *