El Baloncesto femenino de Colombia revivió con tres campeonatos en el Ciclo Olímpico

Foto / Pablo Bohórquez

Este martes en el Coliseo Elías Chegwin de Barranquilla, la Selección Colombia de Baloncesto femenino logró un gesto deportivo histórico, ganar a Cuba después de los 10 años de campeonato de la isla. El festejo fue total. 

Por un registro de 67-65 Colombia se impuso ante Cuba en un duelo donde el público barranquillero fue fundamental para alentar a las jugadoras. Esta es la tercera medalla de oro de Colombia en el Ciclo Olímpico, viene de ganar en Juegos Bolivarianos en Santa Marta (2017), de conseguir los Suramericanos en Cochabamba, Boliva (2018), y ahora los Centroamericanos y del Caribe.

Con lágrimas en el rostro concluyeron el partido las deportistas que pudieron celebrar nuevamente en su casa, esta vez ante un fuerte adversario como Cuba que amagó en los dos primeros cuartos con llevarse la medalla hasta la isla; sin embargo el empuje cafetero pudo más, y la presea dorada se quedó en casa.

Foto / Pablo Bohórquez

El ambiente en el remodelado coliseo Elías Chegwin, se calentó desde el principio, los curramberos llegaron con banderas de Colombia y en una algarabía que se sintió hasta el Romelio Martínez, un escenario digno de una final donde uno de los equipos era el dueño, el organizador de las justas.

Se lanzó la pelota al aire e inició la competencia, Colombia registró primero, pero quien se llevó el cuarto de apertura fue Cuba, con un 15- 21 que dejó ver la ansiedad de algunas jugadoras locales. Pese a que ‘score’ estaba abajo, las nacionales fueron acomodándose en la cancha, y así mostrando una mejor versión, tal vez la misma que lucieron en la final en Bolivia, o en aquella gloriosa de Santa Marta.

En el segundo cuarto Cuba se agrandó, logró demostrar las condiciones que lo tienen como el más ganador de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, hizo gala de sus habilidades y nuevamente puso por un 30-21.

Foto / Pablo Bohórquez

La ansiedad llegó hasta el público que vio una complicada realidad; pero fueron ellas, las representantes de Colombia, las responsables de despejar dudas y reivindicarse momentáneamente cada vez que Cuba se ponía arriba. El tercer cuarto finalizó a favor con un ‘score’ 41-39 a favor.

En ese momento se mencionaron nombres como el de Maira Caicedo, Narlyn Mosquera, Mabel Martínez, la figuras de la tricolor nacional que estaba cerca de poder colgarse una nueva presea de oro en unas pruebas del Ciclo Olímpico.

El cuarto final fue el periodo que quizá más emociones ha dejado hasta ahora en la edición XXIII de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, los dos quintetos lo dieron todo, tanto Cuba como Colombia evidenciaron ante los aficionados al Baloncesto, que sin duda son los dos mejores equipos de las justas.

Foto / Pablo Bohórquez

Leanyi Becker, Marlene Cepeda, pujaron por lograr ventajas, pero pudo más el ímpetu de las anfitrionas que se quedaron con el aire de haber llevado al empate  55-55, para obligar al tiempo extra. Fue en esos cinco minutos adicionales que se crecieron las colombianas y Maira Caicedo con explosividad se echó a su país al hombro; mientras sus compañeras respaldaron la decisión.

El puntaje definitivo fue de 67-65, solo dos unidades de diferencia que marcaron la alegría y la tristeza, la alegría para Colombia, y la tristeza para las cubanas que incluso en el podio no pudieron celebrar la medalla de plata.

Foto / Pablo Bohórquez

La organización colgó los oros a la delegación y se consiguió un nuevo suspiro para los aficionados que pudieron entonar con orgullo el himno de Colombia, esta vez festejando un campeonato, no en fútbol, no en patinaje, en Baloncesto.

De esta manera, Colombia se reiventa en el Baloncesto Femenino, el mismo que está entregando buenas sensaciones en Bielorrusia, en el Mundial Sub 17. Ya son tres oros en el Ciclo Olímpico, y por eventos del mismo orden, llegarán los Panamericanos, otro reto grande para las atletas.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *