Balonmano quindiano, una potencia que quiere medalla en Juegos Nacionales

Foto / Suministrada

Existe una expectativa alta sobre este deporte, cuyo trabajo ha permitido sobresalir en piso; ahora se espera conseguir el primer lugar en los Juegos por encima de Antioquia, gran favorito. 

Que departamentos como el Valle del Cauca, Antioquia y Bolívar sean los referentes para ganar los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales 2019, no es un secreto; pero tampoco lo es que haya disciplinas donde se tienen que exigir al máximo para alzarse el oro. Una de ellas es Balonmano.

En la actualidad el ambiente del Balonmano en el Quindío es favorable, tanto en la rama femenina como masculina, este departamento está clasificado a la cita deportiva más importante del país, lo que resta es la preparación.

Foto / Suministrada

Más allá de los análisis metodológicos, de métricas y todo cuanto se puede prever en cuanto a rendimiento, hay que reflexionar sobre el camino que ha hecho este deporte al interior del Quindío durante estos 39 meses. Empezando por la masificación en las instituciones educativas de orden público y privado, pasando por la invitación en los municipios y terminando en la cualificación de los entrenadores cuyo propósito es levantar más al deporte a través de mejores conceptos metodológicos.

El Balonmano en el Quindío no es el deporte que más ruido hace, pero se ha sabido ganar un espacio, el mismo que cuida y privilegia por todo lo que tiene para entregarle a la región. Desde los resultados positivos en los Juegos Supérate Intercolegiados, hasta los eventos nacionales donde su nivel se equipara al de un siempre potencia deportiva como Antioquia.

¿Cómo ha logrado el Balonmano sostenerse?

Lo primero que hay que decir es que todo deporte depende de voluntades, y en ese argumento cabe hablar de Alejandro Beltrán Ortiz, Ermilson Eduardo Dorado, Tatiana Mercedes Herrera, José Luis Toro, Sandra Yulitza, y otros colaboradores que se han sumado para promover, trabajar y profundizar en el Balonmano.

Pese a que en la actualidad la Liga de Balonmano del Quindío está acéfala, sin una directriz administrativa que le permita jalonar recursos del orden estatal a través de convenios interadministrativos, las voluntades se han cohesionado para que en materia de procesos-participaciones y resultados, los jóvenes que encuentran en este deporte un estilo de vida, no pierdan la motivación.

Y es que si hablamos de méritos, el Balonmano del Quindío los tiene todos. Aunque registra segundo después de Antioquia en la clasificación hacia Juegos Nacionales 2019, es de resaltar que compiten con atletas que no están en la categoría exigida, es decir, son menores.

Otro factor que se resalta, es la continuidad en las labores, un proceso que no tenga continuidad corre el riesgo de acabarse, o en el peor de los casos desmotivar a los mismos quindianos y provocar su salida a otras zonas del país.

Foto / Suministrada

Finalmente es un deporte, que como decenas en la región, no cuentan con un escenario propio para la práctica y el disfrute, por épocas deben superar crisis relacionadas con este tema; lo ciertamente admirable para los conocedores del deporte en este territorio, es que lo logran. Instituciones educativas como Teresita Montes, se han podido consolidar como espacios que representan una oportunidad para los jóvenes que se han interesado por este deporte, de igual manera, el Coliseo del Sur.

Desde el trabajo de los antes mencionados y otros que han sumado labores, el Balonmano ha llegado hasta La Tebaida, Montenegro, Calarcá, Génova, Filandia y Circasía, en un verdadero propósito por explotar el talento cafetero.

RETOS

El primero sin duda será la preparación ante de llegar a Bolívar en noviembre, donde participarán en dos encuentros en Medellín programados en abril y junio. Para el segundo semestre tendrá que fijar calendario, para así llegar a tope a medirse con selecciones fuertes: Valle, San Andrés, Risaralda y Antioquia.

Otro reto para asumir, será la renovación del reconocimiento deportivo en septiembre; pero antes poder definir los miembros administrativos, que permitan visualizar al organismo como una liga con la que se puedan firmar convenios y tener recursos que mejoren las condiciones del entorno.

Finalmente, todo el panorama del Balonmano en el Quindío se ha dado porque los atletas han sido camadas soñadoras, con disciplina, entrega y compromiso. Es por eso que en las categorías 2000 y 2001 no tendrán temor en enfrentarse a categorías 98 en las justas que se avecinan, porque existe juventud, pero no temor, existe respeto, pero también anhelo de colgarse el oro.

De esta manera la Liga de Balonmano del Quindío vive los meses previos al evento nacional, donde buscará superar la medalla de bronce que obtuvo en los Nacionales 2015, o hasta mejorar el registro y brillar con el oro.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *