A propósito del zonal en Quindío: la humildad en el fútbol es necesaria

Carlos Marín / Periodista Deportivo

La noche del 5 de marzo se gestó una anécdota positiva en el estadio Hernán Ramírez Villegas, el jugador José Enamorado (extremo de Orsomarso) salió aplaudido por la afición Matecaña, lindo gesto que no olvidará el juvenil de la Selección Colombia, quien se destacó frente a Deportivo Pereira en la fecha cuatro del Torneo  Águila 2018. 

Es que el fútbol está llamado a la humildad, la unión, a la constante hermandad entre los jugadores, la familia y los aficionados. No se es enemigo, simplemente en una disputa se va con un objetivo diferente al campo de juego, con colores de identidad e identificación.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,18,31,36 interval=3 width=300 height=300 orderby=rand]

En el zonal semifinal en Quindío, disputado entre el 13 y el 19 de marzo en La Tebaida y Armenia, varios fueron los gestos de compañerismo entre los jóvenes jugadores. Saludos, espaldarazos, aplausos, abrazos que dieron significado al encuentro. Por pasajes, la rivalidad pasó a segundo plano.

Sin embargo como también ocurre en estas citas deportivas, se mostraron egos, comportamientos desleales, que se tienen que alejar de la competencia y qué mejor momento que una etapa de formación para hacerlo. La provocación desmedida, el insulto, el maltrato a los árbitros desde las tribuna y la presión en escenarios donde todo lo que se comente en la gradería, el juzgamiento lo escucha en el terreno de juego.

Foto / Pablo Bohórquez. Caldas vs Bogotá en la cuarta fecha.

La Selección Antioquia, siempre con el aire de favorito le faltó redimir su ego, aunque esto hace parte de la idiosincrasia paisa, es menester entender que no siempre se cuenta con un grupo de jugadores que destaquen, por eso en este Torneo 2018, se vio por momentos necesitado, no como el equipo de otros años, sus futbolistas debieron entenderlo así. Antioquia se mantuvo a su ritmo, aunque al final tampoco desconoció la virtud del adversario, para resaltarlo.

Caldas, tiene en su lista a jugadores que marcan diferencia,  pero uno que otro que también encuentra en la prepotencia un mecanismo para aludir al otro. Sin bien la provocación entra en el campo de lo competitivo a nivel profesional, esta tiene que estar fundada en lo deportivo, no en lo natural del jugador. Juan Jerónimo Alba a medir su comportamiento en la cancha. A comportarse a la par de sus compañeros, de una Selección Caldas que mostró y demostró argumentos para continuar. Ante esto, los deportistas deben estar a la altura. En Medellín lo noté diferente, sensato, humilde, aterrizado, ¿qué pasó?.

Quindío, el equipo sorpresa en este campeonato tiene los alicientes necesarios y suficientes para pelear el título. Claro, de acuerdo al mensaje que llegue a sus jugadores, el cómo el técnico interprete el momento por el que están pasando. Su humildad, algo para destacar en la competencia en la fase clasificatoria y en la semifinal. Desde el cuerpo técnico hasta el golero imparten generosidad, alientan valores.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,18,31,36 interval=3 width=300 height=300 orderby=rand]

La Selección Tolima demostrando la resiliencia, con un tono modesto encontró en el gesto de amabilidad una manera de comportarse en la cancha y por fuera de ella. Dignos clasificados.

A Bogotá le faltó concentración, la pérdida de los tres puntos terminó en la autocrítica por parte de sus representantes. Los mismos niños y adolescentes dieron cuenta de ello en el último duelo; el equipo capitalino no se sobró en actitud, no se mostró como si fuera más.

Risaralda, eliminado, desconsolado, ni siquiera el rival Caldas quiso consolarlo, los jugadores salieron llorando del estadio San José, la tribuna se olvidó que son niños con sueños, con objetivos, solo unos cuantos aplausos sonaron para el equipo cafetero. ¿Dónde está la hermandad?, ¿dónde quedó el compañerismo?.

Técnicos, preparadores físicos, médicos, delegados, logística, periodistas, aficionados y familia. En estos zonales estamos trabajando con generaciones que representarán el futuro, lo que se siembra hoy, se cosecha mañana. Deportistas humildes, formados en valores, traerán un mejor ambiente mañana. Ni siquiera sabemos si los jugadores de hoy, serán los deportistas del mañana, entonces el mayor provecho que saquemos de estos procesos, será ganancia para todos.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Eduardo andres Alba corredor dice:

    Buenas tardes
    Estaremos atentos corregir cualquier actitud negativa que se presente en nuestros jugadores y más en nuestros hijos ya que el comentario es muy acertado debemos orientar a nuestros jugadores basados en la humildad y bnas relaciones
    Soy el padre de Juan Jeronimo Alba quintero y agradezco el aporte constructivo q se hace estaremos atentos siempre a formar buenos jugadores y sobre todo excelentes personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Instagram
Google +
Google +
http://semillerosdeportivos.com/a-proposito-del-zonal-en-quindio-la-hermandad-en-el-futbol-es-necesaria">
Youtube
EMAIL