A Katherine Vallejo la docencia y el Rugby la inspiran en la vida

Foto / Carlos Marín

Katherine tiene la habilidad de mezclar en su día a día la rudeza que hay que tener en Rugby con la delicadeza para trabajar como docente en un colegio de la ciudad, en ese camino no solo ha encontrado alegrías, sino una motivación para seguir creciendo como persona. 

Sonríe en el aula y sonríe en el campo de juego, ella es Katherine Vallejo Mosquera, la risaraldense que entre en los salones de clase y las canchas tiene un estilo de vida con resultados inspiradores.

Juega Rugby hace dos años, cuando ingresó lo hizo como invitada para hacer ejercicio, aunque se enamoró de este deporte porque “Involucra e integra a las personas para hacer parte de un equipo, para trabajar la disciplina, para construir amistades y llegar a conformar hasta una familia alrededor del deporte”.

Foto / Pablo Bohórquez

Con 26 años es egresada de la Normal Superior de Risaralda, tiene Especialización en Pedagogía Infantil y en su espontaneidad deja ver esa sensibilidad por el aprendizaje y la enseñanza que a diario vive como docente del Colegio La Julita, sede Providencia y como deportista de Dosquebradas Rugby Club, donde entrena en la actualidad.

Foto / Carlos Marín

“Me inspira llegar al salón de clases, recibir un abrazo grato y sincero de los niños, me inspira mi familia, un gran motor en mi vida. Me inspira Dios, porque me muestra a diario que hay que creer que es posible y tener la actitud para hacer lo que me proponga. También el Rugby, porque se convirtió en un reto muy bonito para mí, y me inspira la vida misma, porque cada día me doy cuenta de que hay que vivir el presente como si fuera el último día, hay que vivirlo bien, alegres, sin rencores, implementar el perdón y simplemente disfrutar lo lindo de ser personas”, reflexionó.

Foto / Carlos Marín

Cuando se inició en el Rugby las primeras semanas de entrenamientos fueron complicadas para Katherine, porque el primer deporte que conoció fue el fútbol, ya estaba habituada a pegarle a la redonda; pero fue en la  ovalada que según ella encontró su perfil, “Mi entrenador me decía que no había pateadora con buenas características en el departamento, que yo tenía una patada fuerte, larga, entonces que veía en mí esas cualidades, después entré a conocer un poco la técnica y me fui familiarizando”, explicó.

Precisamente es la palabra familia la que tiene una connotación importante para su vida, en el colegio donde trabaja lo hace como si estuviera en la familia, en su casa. Hablando de este concepto recuerda que fueron sus hermanos quienes la llevaron al Rugby.

“Mi hermana es una mujer guerrera, perseverante, con carácter y decisión para realizar sus objetivos, cumplir sus metas, sencillamente es una mujer triunfadora”, manifestó Jefferson Vallejo, hermano.

Foto / Pablo Bohórquez

“Katherine es una jugadora versátil y muy dedicada… lucha día a día por el crecimiento del club y por aprender de este gran deporte; se apoya mucho en el conocimiento de sus compañeras de juego, es tan dedicada y decidida al punto que logra llevar el equipo a seguir su ritmo deportivo, porque les exige de tal manera que se deben adaptar; es una gran pateadora y corredora, como es docente le gusta mucho brindar sus conocimientos referentes al Rugby a cualquier persona que le pida una explicación e inclusive después de acabar entrenamientos se queda explicando y practicando”, comentó el entrenador de Dosquebradas, Julián Calvo

Katherine ha encontrado ese complemento que necesita para tener una vida llena de emociones. Jefferson Vallejo, Wilfer Vallejo (hermanos)y  María Fanny Mosquera, Herminzul Vallejo (padres) integran su núcleo familiar y Dosquebradas Rugby Club es ese espacio donde llega en las noches para amenizar el final del día.

Una de las claves para dedicarle tiempo a sus deberes y pasatiempos es que: “Mantengo enérgica y siempre a dispuesta a la creatividad, dispuesta a la actividad física, a veces trato de involucrar a los niños con el Rugby, con una simple pelota, empiezo a hacer equipos, a enseñarles un poco de técnica, ellos lo captan sin saber que están involucrados en el Rugby”, apuntó.

Foto / Pablo Bohórquez

Habitante de la vereda San José del corregimiento de La Florida, en Pereira, añade que vive en un paraíso, ya que su lugar de residencia le permite estar en frecuente contacto con la naturaleza, le confiere un ambiente especial para poder pensar en los programas escolares con los pequeños, y además descansar de las jornadas de entrenamiento.

“Hay que disfrutar de los pequeños detalles que a veces nos cuesta contemplar, el aire, un día caluroso o lluvioso, el verde intenso de la naturaleza después de un aguacero por ejemplo, o el sonido que emiten mis pájaros en la casa, que si no estuvieran notaría su triste ausencia”, afirmó.

Foto / Carlos Marín

Es ella Katherine Vallejo, una mujer, una hija, una hermana, docente y rugbista que encuentra en la enseñanza y el aprendizaje caminos para vivir feliz, caminos de tranquilidad para la vida.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

admin

Editor General. Comunicador Social-Periodista. Candidato a Magíster en Comunicación para el Desarrollo. Cinde-U.Manizales

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Luis dice:

    felicidades, sigue así

  2. Ermelina dice:

    Felicito a katerine es mi sobrina la quiero mucho, ella desde niña es una mujer con karacter y personalidad, inteligente .
    Es de admirar porque lo q se propone lo consigue de verdad es un ejemplo en la familia al igual q otros familiares en diferentes disciplinas.

  3. David dice:

    Que buena nota, ella es sin duda una mujer esepcional.

  4. Marcela Vélez dice:

    La valentía de la mujer, es fuerte y a la vez delicada, qué gran ejemplo!

Responder a Luis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Instagram
Google +
Google +
http://semillerosdeportivos.com/a-katherine-vallejo-la-docencia-y-el-rugby-la-inspiran-en-la-vida">
Youtube
Youtube
EMAIL